Trabajadores y residentes, confinados juntos en Valmojado

EFE
-

En la residencia de mayores la Virgen de los Dolores la plantilla convive con los usuarios desde hace 17 días para evitar que se produzcan contagios a los residentes

Una mujer se asoma la ventana en una residencia de mayores. - Foto: Brais Lorenzo (EFE)

Castilla-La Mancha registró en marzo temperaturas medias muy próximas a los valores normales, excepto en Molina de Aragón (Guadalajara) donde el mes fue cálido, y abundantes precipitaciones que lo convirtieron en mes muy húmedo en dos provincias y extremadamente húmedo en las otras tres.

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para la Delegación Territorial de Castilla-La Mancha, consultados por EFE, marzo fue normal en cuanto a temperaturas en la región.

En concreto, Toledo y Ciudad Real tuvieron una anomalía positiva de 0,4 grados, considerada dentro de lo normal en esta época del año, mientras que Molina de Aragón registró una anomalía positiva de 0,8 grados, por lo que el pasado mes se consideró cálido en esta zona.

Las máximas más elevadas se alcanzaron los días 11 y 12, cuando se superaron los 25 grados centígrados en algunas estaciones.

Por ejemplo, el día 11 se registraron 25,8 grados centígrados en Guadalajara; 29,8 en Tobarra y 28,5 en Ossa de Montiel, ambas localidades en la provincia de Albacete; mientras que el día 12 se alcanzaron 27,3 grados en Toledo; 28,5 en la localidad toledana de Tembleque; 28,4 en Alcázar de San Juan y 28,8 en Tomelloso, ambas en Ciudad Real; 26,4 en Cuenca y 27,2 en el municipio conquense de San Clemente.

Por el contrario, las temperaturas más bajas se registraron los días 8 y 28, con -4,3 grados centígrados en Tembleque, -2,9 en Almagro (Ciudad Real), -3,5 en Beteta (Cuenca) y -4,2 en Molina de Aragón, como las más significativas.

La temperatura máxima alcanzada en Castilla -La Mancha fue de 31,8 grados el día 12 en Villarrobledo (Albacete) y la mínima se registró el día 28, con 4,7 grados bajo cero en Sigüenza (Guadalajara).

En cuanto a la pluviometría, marzo fue muy húmedo en Toledo y Ciudad Real, donde se registraron 47,8 y 63,8 litros por metro cuadrado, respectivamente; y extremadamente húmedo en Cuenca, con 100,4 litros por metro cuadrado, Molina de Aragón, con 95,8 litros por metro cuadrado y en la base aérea de Los Llanos (Albacete), con 106,4 por metro cuadrado, en tanto que Guadalajara se quedó en 57,9 litros por metro cuadrado.

De hecho, en la base de Albacete y en Molina de Aragón fue el segundo mes de marzo más lluvioso de la serie de datos, después de marzo de 1975 en el primer caso y de marzo de 1956 en el segundo, mientras que en Cuenca fue el segundo marzo más lluvioso del siglo XXI, después del de 2013.

Las precipitaciones máximas diarias se registraron el día 1 en Beteta (Cuenca), con 40 litros por metro cuadrado; Cañizares (Cuenca), con 40,7 litros; y San Pablo de los Montes (Toledo), con 48,8 litros.

También fueron abundantes el día 16 en El Pedregal (Guadalajara), con 46,6 litros por metro cuadrado; y en Molina de Aragón, con 34,8 litros, lo que supuso una efeméride para dicho observatorio, al igual que los 124,1 litros por metro cuadrado registrados en marzo en el observatorio de Albacete.

Respecto a las rachas máximas de viento, destacaron las del día 2, de 111 kilómetros por hora en Zaorejas (Guadalajara), así como los 96 kilómetros por hora registrados en Toledo y en Quintanar de la Orden (Toledo), los 94 de San Clemente (Cuenca) y los 91 kilómetros por hora de la base aérea de Albacete.



Las más vistas