La Real Academia premia a Baltasar Magro y a González Calero

A.D.M.
-

También han sido reconocidos el damasquinador Mariano San Félix, la rehabilitación de la Sala Capitular de la Catedral, el Vcentenario de la Colegiata de Torrijos y el astrofísico Francisco Sánchez. El Premio Especial ha ido al Museo del Ejército

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo falló el pasado martes, 14 de mayo, sus VII Premios anuales. Se trata de un certamen cuya finalidad es «reconocer el mérito en las realizaciones artísticas, históricas, literarias, patrimoniales y medioambientales llevadas a cabo por personas o instituciones en el ámbito de esta provincia». Se conceden en seis categorías: Artes, Historia, Literatura, Patrimonio, Rehabilitación y Patrimonio natural. A todas ellas se suma una categoría Especial, que en el curso 2018-2019 ha sido concedida al Museo del Ejército, con motivo del X aniversario de su instalación en la ciudad de Toledo.
La entrega de los diplomas acreditativos se producirá a mediados del próximo mes de junio en la ciudad de Toledo.
En la categoría de Artes, recibirá el galardón el damasquinador toledano Mariano San Félix «por una carrera de casi setenta años de oficio artesano, que inició en 1951 como aprendiz y que continuó en 1959 con la fundación de su propio taller». Dos años después fue nombrado maestro por el Gremio de Damasquinadores de Toledo. A su labor creativa es necesario sumar casi quince años como docente en la Escuela-Taller de la Diputación Provincial de Toledo. En 1999 fue nombrado Maestro Artesano de Castilla-La Mancha y en 2016 recibió la Medalla al Mérito Artesano de la región.
El periodista y editor Alfonso González Calero ha sido reconocido dentro de la categoría de Historia «por su apoyo a la investigación y la divulgación histórica a través de Almud Ediciones de Castilla-La Mancha, firma que nació en 1998 como prolongación de la revista Añil: Cuadernos de Castilla-La Mancha». Sus trabajos relacionados con la historia de Castilla-La Mancha, desde la Antigüedad hasta el siglo XXI, desde la historia social o económica hasta la historia del arte, han contribuido a la consolidación historiográfica de esta región y de sus territorios.
En Literatura, el ganador ha sido el escritor y periodista Baltasar Magro, «por su trayectoria profesional y por su interés por Toledo dentro de su obra literaria». Natural del municipio toledano de Domingo Pérez, Baltasar Magro estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid, y posteriormente, Periodismo. Ha trabajado durante más de treinta años como guionista de programas culturales, documentales y de entretenimiento, así como director de diferentes espacios informativos, entre ellos Informe Semanal (TVE). Su obra literaria se inició con El círculo de Juanelo (2000), a la que ha seguido una decena de títulos más, entre ellos La luz del Guernica (2012), Casanova en la Ciudad Levítica (2017) y la reciente Siete calles hacia la vida (2018).
En la categoría de Patrimonio, el premio ha sido para la conmemoración del V centenario de la Colegiata del Santísimo Sacramento de Torrijos (1518-2018), uno de los conjuntos monumentales más notables de Castilla-La Mancha. «El aniversario ha estado acompañado de una intensa agenda cultural, desde exposiciones hasta conciertos de música de cámara, desde la reivindicación de la figura del arquitecto Alonso de Covarrubias (1488-1570) hasta la musealización del propio edificio, cuyo responsable ha sido el historiador del arte Fernando Marías».
El premio de Rehabilitación ha ido a parar a la restauración de la Sala Capitular de la Catedral de Toledo, «que ha brindado una percepción totalmente renovada de la obra de Juan de Borgoña». Más de treinta especialistas participaron en esta labor, realizada por la empresa Geocisa y coordinada por el canónigo obrero, Javier Hernández Pinto, y los dos conservadores de la Catedral, el arquitecto Jaime Castañón y el restaurador Antonio Sánchez-Barriga.
La categoría de Patrimonio natural reconoce en 2019 al físico toledano Francisco Sánchez Martínez, padre de la investigación astrofísica española del siglo XX, creador y director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), y rector de la Universidad de La Laguna. Sánchez Martínez es también vicepresidente de la Fundación Starlight, cuyas certificaciones están avaladas por organismos internacionales como UNESCO, y académico correspondiente -entre sus muchos reconocimientos- de la Real Toledana.
Por último, el Premio Especial será recibido por el Museo del Ejército, debido a una «intensa década de exposiciones, conferencias y otras actividades» (entre ellas, las del reciente aniversario de la Guardia Civil). La Real Academia ha destacado también «las numerosas conferencias celebradas en su espléndido auditorio y su centro de documentación abierto a la ciudadanía».