Objetivo: acabar con la brecha digital

S. L. H.
-

La Consejería de Fomento está trabajando en un Decreto de inclusión digital, que revisa los planteamientos anteriores y determina la necesaria transformación de los Centros de Internet en Puntos de Inclusión Digital gratuitos.

Objetivo: acabar con la brecha digital - Foto: Reyes MartÁ­nez

Los diferentes gobiernos autonómicos han implementado multitud de medidas para ‘conectar’ a la ciudadanía con la administración pública.
Ya en el 2008 el Ejecutivo socialista de José María Barreda hizo frente a esta problemática a través de la creación de la Red de Centros de Internet, cuya finalidad primordial era la de garantizar el acceso de toda la población castellano-manchega a los servicios, ventajas y prestaciones que ofrece la sociedad de la información.
Esta positiva experiencia, de la que se han aprendido sus virtualidades e inconvenientes, constituye el germen de los Puntos de Inclusión Digital, un proyecto que está desarrollando actualmente la Consejería de Fomento.
En el borrador del Decreto de creación de esta Red de Puntos de Inclusión Digital de Castilla-La Mancha, la Consejería que dirige Agustina García Élez ha constatado que aún se deben realizar esfuerzos adicionales para evitar que la brecha digital se cronifique, específicamente debido a motivos económicos y funcionales.
Atendiendo a los datos de la encuesta sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en los hogares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el año 2018, se observa que existe en la región un porcentaje de viviendas superior al 25 por ciento que carece de cualquier clase de ordenador (incluyendo tabletas, netbooks, sobremesas, etc.) con el que conectarse a la red, porcentaje que asciende al 34 por ciento en el caso de municipios de menos de 10.000 habitantes, siendo la principal razón para no contar con ellos la carestía del servicio de internet o de los equipos con los que hacerlo.
A ello se suma el hecho de que casi un 20 por ciento de los hogares de la región no dispongan de conexión de banda ancha, en muchos de los casos por dificultades de índole económico, encontrándose esta parte de la ciudadanía en situación de pobreza digital.
Además, recoge el borrador del Decreto, también es importante abordar la inclusión de personas con mayores necesidades de adaptación y accesibilidad a las tecnologías de la información y las comunicaciones. Éste es un aspecto importante que motiva la revisión de planteamientos anteriores y que ha determinado la necesaria transformación de los Centros de Internet en Puntos de Inclusión Digital.
acceso gratuito. Se entiende por Punto de Inclusión Digital (PID) un local cerrado, físicamente accesible, cuya titularidad corresponde a las entidades locales, de acceso público gratuito para toda la ciudadanía, previo registro en los mismos, en el que se le puede facilitar servicios de consulta de páginas web, utilización del correo electrónico, presentación telemática de documentos, realización de gestiones administrativas a través de internet, etc.
El borrador del Decreto recoge que quedan adheridos a la Red de Puntos de Inclusión Digital los Centros de Internet de Castilla-La Mancha, cuyas infraestructuras de comunicaciones estén gestionadas por la Junta a la fecha de entrada en vigor de este Decreto y que expresamente no renuncien a su inclusión en un plazo de dos meses desde su entrada en vigor.
Los centros de internet que no se incorporen a la Red renuncian a la línea, el equipamiento y los servicios que la Junta de Comunidades preste a los Puntos de Inclusión Digital.