La EMV iniciará un programa de alquiler de viviendas vacías

M.G
-
La EMV iniciará un programa de alquiler de viviendas vacías - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La empresa quiere potenciar el próximo año el mercado de alquiler en el Casco Histórico, sobre todo, por su potencial y su atractivo residencial para los jóvenes

«La Empresa Municipal de la Vivienda no está para ganar dinero, pero tampoco para perderlo». Así de claro lo expresó ayer el vicepresidente de la empresa y concejal de Urbanismo, Teo García, poco antes del Consejo de Administración, en el que se vieron las cuentas del precierre de este año, con unas pérdidas cercanas a los 300.000 euros, la actividad y los nuevos proyectos que liderará la promotora municipal el próximo año.
Al margen de las encomiendas de gestión que mantiene con el Ayuntamiento, es decir, la gestión de multas y dos programas sociales con las Concejalías de Bienestar Social y de Vivienda, la empresa se embarcará en una nueva iniciativa para captar arrendadores y reducir el parque de vivienda vacía en la ciudad, principalmente, en el Casco Histórico, «el barrio preferido para vivir por los jóvenes». En este programa la EMV actuará como mediadora, asesora, aseguradora y gestora de los alquileres que se firmen con los propietarios.
García cree que esta iniciativa de movilización de vivienda puede resultar muy positiva, puesto que  ya ha habido programas y ensayos en otras ciudades que la avalan. En este caso, la empresa municipal dispondrá de un presupuesto de 60.000 euros destinado a este fin «para prestar un servicio social a la ciudad y hacer de la vivienda algo asequible». Por tanto, considera que la fórmula encaja «con la forma de ver el urbanismo» de este equipo de Gobierno municipal, que hará hincapié en incentivar el mercado en el Casco por su gran potencialidad en los últimos años.
Además, la EMV continuará llevando la gestión de las sanciones. «Los resultados son óptimos», explicó García, ya que el año pasado el Ayuntamiento ahorró 83.590 euros y se recaudó 157.042 euros más por el aumento de notificaciones. El servicio ha ido mejorando también gracias al acuerdo con la Diputación para el envío de notificaciones a otros municipios de la provincia. Si bien, la adaptación al servicio ha acarreado costes extras que se han visto reflejados en el presupuesto de 2018, ya que ha sido necesario poner en marcha distintas aplicaciones y adquirir terminales.
El Ayuntamiento también encomendará a la empresa el próximo año la rehabilitación de 19 viviendas municipales repartidas por la ciudad. Los costes correrán a cargo de los fondos Edusi y se optará a una subvención del Plan Regional de Vivienda. En principio, la idea es regularizar la situación de los ocupantes actuales con la formalización de contratos de alquiler y adjudicar las vacantes. De momento, la EMV no ha contado con el dinero de los alquileres para 2019, pero lo hará en los siguientes ejercicios. Además, también pondrá en el mercado de alquiler  con derecho a compra para jóvenes una docena de viviendas  que ha obtenido como contrapartida por la venta de un suelo en la calle Río Fresnedoso, en el Polígono.
La empresa mantendrá los dos programas municipales, el de vivienda social y de planificación e intervención en vivienda, que incluyen el Observatorio de Vivienda, la Mesa de Vivienda y la oficina de atención al público. Para ello, contará con una partida de 150.000 euros.
pérdidas en 2018. Las cuentas de ‘precierre arrojan un déficit de casi 300.000 euros. Si bien, García reconoció que se trata de «pérdidas instrumentales y no de mala gestión». Explicó que obedecen al pago de las indemnizaciones de una promoción de La Legua, al coste informático de adaptación al servicio de gestión de multas, fundamentalmente. Insistió en que su salud es buena y poco tiene que ver con la situación «crítica» que sufría en 2015.