Asaja no firmará el pacto por el agua por "ecologista"

C.S.Rubio
-
Asaja no firmará el pacto por el agua por "ecologista" - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Los agricultores reivindican que no se condenen los trasvases porque sí y exigen que el Tajo-Segura funcione para llevar agua a zonas como Hellín o la Tubería Manchega


Asaja no firmará el pacto regional por el agua en el que trabaja desde la pasada primavera la Junta de Comunidades y que quería presentar antes de que acabara el año. ¿La razón? Su deriva «ecologista», según explica el secretario general de la patronal agraria, José María Fresneda. Y es que, denuncia, no se trata solo de que el «Tajo tenga patos».
Lo que plantea Asaja es que no se condene el Tajo-Segura porque sí. Como explica Fresenda, «una cosa es el acueducto y otra el trasvase», que a su juicio puede ser útil para la región.
O lo que es lo mismo, si finalmente se le pone «una fecha de caducidad» al agua que se va a del Tajo a Murcia, algo que sí valora Asaja, «no se va a caer la tubería al momento, que sirve para muchas cosas». Cosas como llevar agua a zonas como Hellín o «poder llegar al agua superficial para dotar mejor al subterráneo», asegura.
«¿Porqué no probamos a levantar la bandera por ello?», se pregunta Fresneda. Eso sí, y a diferencia de los regantes murcianos, contando también con la cabecera del río y sus necesidades.
En este sentido, el líder agrario denuncia que los Presupuestos Generales del Estado nunca incluyen partidas presupuestarias para aprovechar en Castilla-La Mancha esta infraestructura, que recorre desde hace más de 40 años buena parte de las provincias de Cuenca y Albacete.
Sin perder de vista tampoco la fallida Tubería Manchega, que debería estar derivando desde hace una década agua del Tajo a esta zona de la región, una de las más secas de España. Como denuncia Asaja, esta obra lleva años parada y en ella se han invertido más de 200 millones de euros. «En Carrascosa, en la provincia de Cuenca, se puede pasear por dentro las tuberías, inmensas y vacías, es una vergüenza», advierte Fresenda.
Asaja también rechaza la idea de «regadíos sociales» que incluye el borrador de pacto que maneja a día de hoy la Junta. «Esto es una tontería», según afirma Fresenda, «los agricultores no hemos dicho nunca que no queremos pagar». Lo que quieren, como recalca, es tener agua para regar.
En sus últimas declaraciones públicas, Asaja ya venía criticando la, en su opinión, excesiva deriva ecologista que estaba tomando este documento. Criticas que culminan ahora con su plante ante la Junta, que tendrá que valorar si saca adelante o no este pacto en las circunstancias actuales.
No hay que olvidar que hace unas semanas también se demarcaba del texto Ecologistas en Acción, aunque por el motivo contrario. Es decir, por no ser lo suficientemente ambicioso medioamientalmente hablando.
Un programa electoral agrario. Este golpe a la mesa de negociación con la Junta se incluye dentro de una batería de propuestas en las que está trabajando la patronal agraria desde hace unos meses con el fin de presentárselas a los diferentes grupos políticos de cara a las elecciones del próximo mayo. El objetivo de Asaja es tener listo este documento en dos semanas y su presidente, Fernando Villena, no descarta obligar a los políticos a firmar ante notario las medidas que se comprometan a llevar en su programa electoral «para que las cumplan».
Fresneda no llega tan lejos, pero sí avisa de que dirán qué partidos, y cuales no, han hecho suyas sus reivindicaciones.
Reivindicaciones que pasan por no politizar la PAC y ofrecer un calendario de pagos a los agricultores, como tienen ya otras comunidades, o reformar la Ley de la Viña y el Vino y favorecer la creación de un interprofesional regional que vele por este sector, uno de los más importantes de la comunidad a día de hoy.