El AVE a Cáceres salvará el Tajo soterrado o con un puente

J.S.
-
El Tajo es el principal obstáculo natural que deberá salvar el AVE a Extremadura para llegar a la estación de Santa Bárbara, en la que está previsto se construya un edificio auxiliar. - Foto: Víctor Ballesteros

Los técnicos analizan si el trazado soterrado que permitirá que la estación siga en Santa Bárbara pasará por el subsuelo del paseo de San Eugenio o por el de la avenida de Madrid

El estudio informativo encargado por el Ministerio de Fomento para determinar el trazado definitivo del corredor de alta velocidad Madrid-Cáceres, que tendrá parada en Toledo y Talavera, estudia las diversas opciones técnicas que existen para que la estación neomudéjar de Santa Bárbara deje de ser un fondo de saco.
Para dar continuidad a la nueva línea, hay que sortear el cauce del  Tajo a la altura de Safont. Los estudios encargados analizarán si las vías se soterrarán para pasar por debajo del río o bien se opta por  la construcción de un puente por el que discurra el convoy ferroviario de alta velocidad. Lo que sí está claro es que una vez salvado el Tajo, la línea ferroviaria se soterrará para volver a salir a la altura del término municipal de  Bargas y de ahí dirigirse, vía Rielves o Carmena -la decisión aún no está tomada- hasta Talavera.
Las opciones que actualmente se barajan para soterrar el tren de alta velocidad dentro del núcleo urbano de Toledo una vez salvado el Tajo son básicamente dos. La primera es que pase por debajo del paseo de San Eugenio y la otra que discurra por el subsuelo de la avenida de Madrid.En contra de la primera opción está el hecho de que siempre que se han realizado obras en el entorno del paseo que lleva al cementerio municipal han salido enterramientos judíos. Así pasó, por ejemplo, durante los trabajos de ampliación del IES Azarquiel y de mejora de su polideportivo.
Sea cual sea la solución técnica definitiva que se adopte, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, considera que lo importante es que la estación del AVE «siga estando en el centro de la ciudad». Un lujo del que carecen otras ciudades como, por ejemplo Tarragona o Cuenca, donde la estación está alejada del núcleo urbano, circunstancia que genera incomodidades a la hora de desplazarse hasta la estación.
No obstante la llegada de la línea de alta velocidad Madrid-Cáceres obligará a realizar obras en la estación de tren de Santa Bárbara, ya que habrá que incorporar nuevas vías y andenes a los ya existentes. En este sentido, el proyecto contemplará la construcción de un edificio auxiliar dentro de la actual estación. Este anexo está pensado para dar servicio a los viajeros de una línea que convertirá a Toledo en un importante nodo de comunicaciones con el oeste de la península.
«Tener una buenas comunicaciones de alta velocidad es fundamental en el siglo XXI», asegura a La Tribuna, Milagros Tolón, que recuerda que el nuevo corredor de alta velocidad que diseña el Ministerio «es otra oportunidad de desarrollo económico para la ciudad de Toledo».
Asimismo, la alcaldesa considera que el trazado que estudia el Ministerio de Fomento favorece a Toledo y  Talavera, ciudad que no resulta perjudicada por la solución propuesta. El viaje Madrid-Talavera podrá realizarse en 55 minutos y sólo se ganarían tres minutos si el tren no pasara ni parara por la capital regional. Además, el trayecto entre Toledo y Talavera se realizará en 28 minutos, lo que será un aliciente para todos aquellos que viajan a diario por motivos profesionales a las dos ciudades de la provincia.