Pequeños testigos del Corpus

M.G
-

Más de 1.200 escolares de 23 colegios participan en la ofrenda floral, uno de los actos más sentidos de la Semana del Corpus.La plaza del Ayuntamiento rebosa de público infantil

Pequeños testigos del Corpus - Foto: David Pérez

Los peques tenían una importante misión esta mañana, que sus ramos de flores llegaran intactos a la Puerta de Reyes de la Catedral para participar en la tradicional ofrenda floral del Corpus. Y la misión la cumplieron con ilusión, con canciones y poemas que agilizaron la espera.
El Cabildo organizó la cita como todos los años en colaboración con el Ayuntamiento de Toledo. Poco antes de las once de la mañana, la plaza del Ayuntamiento rebosaba con el alumnado de 23 centros escolares de la ciudad -en total 1.211 niños-, más de una veintena de hermandades y cofradías, algunos colectivos ligados con la acción social, como Manos Unidas, y buena parte de la nueva Corporación Municipal, encabezada por la alcaldesa.
La gran imagen de la Custodia de Arfe presidía la puerta de Reyes. Las flores se reservaron para colocarlas a sus pies y a ambos lados por los operarios encargados de ir  poniendo a buen ritmo los ramos en enormes tiesteros verticales. El Cabildo anunció la ofrenda floral y «las autoridades municipales» -representados por el PSOE, el PP y Ciudadanos- fueron las primeras en realizar la ofrenda. La alcaldesa pronunció unas breves palabras para recordar «que la ciudad ya huele a flores y a tomillo» y que esta iniciativa mantiene viva una tradición con la que los pequeños se convierten «en testigos del Corpus».
Además, Milagros Tolón animó a la ciudadanía a participar en el amplio programa de actividades y a dejarse llevar por «la fiesta de la ciudad», una fiesta «de los sentidos».
A continuación, el vicario general de la Archidiócesis de Toledo, César García Magán, también se dirigió al público para resaltar la colaboración de todos «para la construcción de una ciudad más humana, en libertad, con justicia y con amor». Se notó la ausencia del arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, que no pudo asistir a pesar de que el día anterior sí figuraba que presidiría esta cálida ceremonia.
larga espera. Los niños aguardaban con cierta inquietud el turno,  pero muchos de ellos se entretuvieron contemplando ese inicio de la ofrenda floral, aunque los hubo que no pararon de hablar durante el acto. Antes de que el ‘speaker’ diera paso a los peques de los colegios, desfilaron los miembros de numerosas cofradías, hermandades y algunos invitados, como los miembros de la región de Septimania, que habían recibido la invitación del gremio de los Hortelanos. También se detuvieron delante de la imagen de la Custodia la hermandad de la Virgen de la Alegría, la de Jesús Nazareno, Nuestra Señora del Rocío, el Descendimiento, la Virgen de la Estrella, entre otras, para depositar ramos y centros de flores.
Si bien, también hubo varios colectivos que no se quisieron perder la ofrenda, uno de los actos de la víspera del Corpus más llamativos. Varios miembros de Cáritas Diocesana y algunos de asociaciones vecinales, como la Cornisa, se acercaron a la Catedral a esta iniciativa tan sentida y arraigada en esta Semana Grande.
La ofrenda floral cuenta desde hace años con la implicación de casi todos los centros escolares de la ciudad. Los alumnos de Infantil y de Primaria, acompañados de sus profesores, se acercan hasta la Plaza del Ayuntamiento para participar y dejar su pequeña huella, algunos un ramo, otros un canto y los más atrevidos algunos poemas inspirados en la fe y el amor hacia Jesucristo. Y una hora y media más tarde toca volver al colegio después de vestir de flores y colores la Puerta de Reyes, tan admirada por  todo el que pasa por allí.