El Rastrillo Solidario abre en Infantes

C.M
-

Escuelas Para el Mundo parte del principio de que la educación es, además de un derecho fundamental, un medio básico para lograr el desarrollo de la persona y de una sociedad más justo y solidaria

El Rastrillo Solidario abre en Infantes

Un año más, y así se realiza desde el año 1992, el salón de actos del colegio Infantes -acceso por Paseo Bachilleres- acoge el XXVIII Rastrillo Solidario de Escuelas para el Mundo que estará abierto hasta el 29 de noviembre en horario de 9,00 a 14,00 horas y de 16,30 a 20,00 horas.
Durante estos días, las personas interesadas en demostrar su compromiso con la educación de los menores a los que los ha tocado nacer en países empobrecidos pueden acercarse al lugar para, además de comprar artículos interesantes a muy buen precio, contribuir a la financiación de los proyectos que actualmente tiene en marcha esta Organización No Gubernamental de Desarrollo en países de América Latina y África.
Bajo esta premisa, y ya que todo lo recaudado será utilizado por Escuelas para el Mundo para su inversión en intervenciones de cooperación para el desarrollo, especialmente en el ámbito educativo y de los derechos de la infancia, quiso apoyar su causa la concejala de Cooperación y Educación para el Desarrollo, Maite Puig, que compartió acto con representantes del Partido Popular y de Ciudadanos.
Con su presencia, la edil quiso destacar la labor desarrollada por esta ONGD y realizar un llamamiento a la sensibilización de las familias toledanas en torno a la ayuda que requieren otros países. En este sentido, guió la visita por el rastrillo el coordinador de Proyectos de Escuelas para el Mundo, Fernando Gutiérrez, y por el presidente de la organización, Álvaro Ricas. Ambos señalaron la importancia de «contar lo que hacemos» en los países «en lo que trabajamos» desde el inicio de esta organización.
Por ello, en la primera parte del recorrido se ofrecen artículos de artesanía de los distintos países de América Latina y África, sobre todo des Senegal, Mali y Mauritania. Una vez contemplados estas piezas, se pueden adquirir  diversos objetos y regalos donados por colaboradores y familias del centro escolar como juguetes, libros, bolsos, objetos decorativos o bisutería.
Sobre los objetivos de Escuelas Para el Mundo, apuntar que parte del principio de que la educación es, además de un derecho fundamental, un medio básico para lograr el desarrollo de la persona y de la sociedad. No en vano se definen como una organización de voluntariado que  impulsa la participación ciudadana en iniciativas solidarias por un mundo más justo. Por esta razón, invitan a colaborar con esta misión que, reiteran, «no es otra que hacer realidad el derecho a la educación para todas las personas del mundo, especialmente para los niños y niñas».
En este punto, y aclarando que participan activamente en la identificación de las necesidades y determinación de los proyectos y actuamos con contrapartes locales que desarrollan el proyecto, hasta la fecha Escuelas Para el Mundo ha gestionado programas, en África, en Angola, Madagascar, Mali, Mauritania, Mozambique y Senegal; en Sudamérica ha intervenido en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Perú; y en Centroamérica ha hecho lo propio en El Salvador, Guatemala, México y Nicaragua.