scorecardresearch

Unidos por los afectados por daño cerebral

Jaime Galán
-

Ayuntamiento, Junta y Diputación, unen fuerzas con ADACE CLM para pedir recursos profesionales y económicos. Esta mañana, administraciones, asociación y afectados leyeron un manifiesto en la Plaza del Ayuntamiento

Participantes en la lectura del manifiesto. - Foto: Yolanda Lancha

Algo va mal en la sociedad cuando una asociación como ADACE, la que defiende los intereses de los afectados por daño cerebral, pide visibilizar una enfermedad que sufren más de medio millón de personas en todo el país y veinte mil de ellas en Castilla-La Mancha. Una enfermedad, además, que puede llegar de un día para otro a cualquiera de nosotros. Precisamente, en esa línea, fueron las reivindicaciones en este 26 de octubre, Día Nacional del Daño Cerebral. 

Desde la propia asociación pidieron a las instituciones allí reunidas en la Plaza del Ayuntamiento,  que sus demandas «se tomen como una necesidad y no como una crítica», en palabras de su presidenta, Ana Cabello. Piden una atención multiprofesional y especializada, acercada no solo a los pacientes, sino a su entorno, que en algunas ocasiones se ven perjudicados por su lugar de residencia; o recursos económicos para que la cuenta bancaria del afectado o de sus familias no sea un impedimento a la hora de acceder a los tratamientos. En ese sentido, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, recordó que en los nuevos presupuestos para este año la partida destinada a los servicios sociales se ha incrementado un 12 por ciento. 

Los representantes de la asociación demandan recursos, también profesionales, porque está probado que cuanto antes se actúa en una persona que ha sufrido un ictus, mayor puede ser su impacto en la futura recuperación. Por ello, desde la Junta añadieron que se está llevando a cabo una revisión del 'Código Ictus', el plan para la estrategia de reperfusión en el ictus, con el objetivo de «mejorar la recuperación del paciente, la sensibilización hacia este o su posterior inserción en el mercado laboral», declaraba Mayte Marín, directora general de Humanizacióny Atención Sociosanitaria. Esto es importante porque se trata de un problema que cada vez afecta a más gente y, aunque la gran mayoría sean personas que superen los 65 años de edad, «es una patología cada vez más frecuente en niños o adolescentes», según señaló la presidenta de la asociación, Ana Cabello. 

 

LECTURA DEL MANIFIESTO Al margen de la participación de las administraciones, el acto tuvo un momento especial cando dos de los pacientes afectados por el daño cerebral sobrevenido participaron en la lectura de un manifiesto preparado por la federación nacional. Son los casos de Chechu y María, y pidieron esos recursos y la visibilidad necesaria porque según explicaron: «un ictus puede hacer que de un segundo a otro olvides el nombre de tu hija, un traumatismo craneoencefálico puede hacer que no seas capaz de atarte los zapatos, o, incluso, un tumor cerebral puede hacer que se te olvide relacionarte con los tuyos». Creen que la recuperación es posible, porque les reconforta saber que tras un accidente cerebral puedan volver a experimentar detalles de su antigüa normalidad, tales como «subirse a un autobús o acordarse de felicitar a un familiar por su cumpleaños».

Por esos pequeños detalles piden ayudas y recursos, porque como bien dice el lema de la asociación, 'Una vida salvada merece ser vivida con dignidad'.