Los comerciantes reclaman un manual sanitario

lt
-

La desinformacíon sobre las medidas higiénicas provoca inversiones inútiles y temen que mientras no llegue el turismo no habrá clientes para todos

Los comerciantes reclaman un manual sanitario - Foto: David Pérez


Los cerca de 70 asociados de ‘Distrito 1’ (Asociación de Comerciantes y Hosteleros del Casco Histórico) abordan  con desinformación y nervios la recta final para la reapertura de sus negocios.

La presidenta, Carmen Zayas, solicita que les comuniquen qué medidas sanitarias son necesarias y recuerda que están en juego muchos puestos de trabajo.

En este instante «todo está en el aire» y reclaman un manual que deje claro lo que deben hacer. «Es muy importante saberlo» porque la gente «se ha lanzado» a comprar de todo y a lo mejor mucho es innecesario y la inversión se vuelve inútil.

Saben con seguridad que los aforos serán reducidos y que deben disponer de geles o mascarillas, pero «¿hace falta felpudo antibacteriano, máquinas de ozono? ¿Abusar de ciertas sustancias puede ser tóxico…? La gente está despistada».

También siguen a la espera de que se apruebe un sello de garantía sanitaria que dé a conocer de un vistazo los locales seguros para el público.

Zayas señala que es preciso que la desescalada sea lo más rápida para que todo vuelva a la normalidad cuanto antes y están hablando con el Ayuntamiento (con el concejal de Turismo Francisco Rueda) a ver si el 11 día todos se encuentran habilitados para abrir.

Admite que los ERTE les dan algo de margen en cuanto a reducir costes pero teme que sin turismo, y con una ciudad poco habitada, si ese día todos abren no habrá clientela suficiente.

«Abrir para no estar en  casa es poco rentable» y desesperante porque habrá gastos sin ingresos. Por ejemplo, «¿hoteles sin clientes, para qué,? si les están cancelando reservas hasta octubre y no hay permiso para desplazamientos».

Por lo tanto la incertidumbre es grande y los hosteleros y el comercio del turismo «son los que peor lo van a pasar».

caseros comprensivos. Otro alivio para algunos ha sido que los dueños de muchos locales han aplazado por iniciativa propia el pago de los alquileres. Ha sido un «apoyo y solidaridad esperanzadora y de agradecer» que no se produce en todos los casos «quizá porque esos caseros no puedan permitírselo».

Por otro lado confirma que se han solicitado créditos ICO y está llegando. «La gente tiene al miedo al hoy ya que ahora todo son pérdidas» y necesitan fondos para sobrevivir.

En este sentido han hablado con el Ayuntamiento y van a ver si les pueden ayudar con  los tributos; dependiendo del análisis del presupuesto municipal van a calcular si pueden.

Zayas también dice que están deseando sentarse con todos (Junta de Comunidades, Delegación del Gobierno) porque acudirán a «todo el que nos quiera escuchar», sobre todo pensando que hasta agosto, como poco, no habrá turismo y les hace falta ayuda.

vías alternativas. De forma paralela están trabajando en una campaña de promoción de comercio local con el Ayuntamiento y recalca que las tiendas de alimentación han ayudado a que los habitantes coman, ofreciéndose incluso a llevar los pedidos a casa. «El Casco se muere si no vive gente» y el comercio ayuda a que haya residentes.

Otra idea es abrir un ‘market place’ (mercado  virtual) y el Ayuntamiento les dice que lo están  viendo con Fedeto (también tienen pendiente reunirse) y que estaría abierto a todos los sectores y negocios para convertirse en su escaparate (casi como dar un paseo por la ciudad).