El Barça finiquita la 'era Lopetegui'

SPC
-

Los azulgranas destrozan al Madrid con un 'hat-trick' de Luis Suárez (5-1) y dejan en una situación muy delicada al entrenador de los merengues

El Barça finiquita la ‘era Lopetegui’ - Foto: PAUL HANNA

El Barcelona, sin Leo Messi, pero con un Luis Suárez estelar, atropelló al Real Madrid con un inapelable 5-1 que podría significar el adiós de Julen Lopetegui como técnico de los merengues.
Fiados a las contras, como si de un equipo menor se tratara, el conjunto visitante no compareció en la primera parte frente a un rival que sabía a lo que jugaba, que volvió a ser muy intenso y que firmó nuevamente una gran actuación coral, como ante el Sevilla y el Inter de Milán.
Salvo una ocasión de Benzema en el minuto ocho, el equipo azulgrana fue dueño y señor del juego y de las oportunidades. Desnudó a su rival desde la profundidad de sus carrileros, con la presión de todo el equipo, el carácter combinativo de sus medios y la calidad de los delanteros. 
En el minuto 11, el ‘clásico’ se puso de cara para los culés. Habilitó Rakitic a Jordi Alba, de los mejores del encuentro, que corrió al espacio y dio un centro retrasado para Coutinho. El brasileño colocó el balón junto al poste izquierdo de la meta de Courtois para el 1-0. La acción duró 1,35 minutos y en la misma se produjeron 27 pases. Tocaron el balón todos los jugadores de Valverde menos Luis Suárez.
El tanto le hizo mucho daño al Real Madrid. Su media no creaba ni presionaba con acierto y su defensa estaba muy imprecisa. El cuadro local se encontró así en un escenario soñado, con la posesión y sin ser exigido por el rival. 
Antes de la media hora, Alba volvió a ser decisivo. Filtró un pase en el área y Suárez estuvo más vivo que Varane al provocar el penalti del francés. Con la ayuda del VAR, el árbitro señaló los 11 metros y el uruguayo transformó la pena máxima. 
Contra todo pronóstico, tras lo vivido en la primera parte, el guion cambió después del paso por vestuarios. Julen Lopetegui reaccionó sustituyendo al lesionado Varane por Lucas Vázquez -Casemiro jugó de central en una línea de tres-. Este movimiento permitió a Isco entrar más en contacto con el balón, que Bale y Benzema se asociaran más y, sobre todo, que el Madrid tuviera superioridad numérica prácticamente en todas las líneas. Así, los blancos recortaron distancias en apenas cinco minutos, después de una acción por la izquierda, un centro de Isco, un rechace de Lenglet y un remate de Marcelo que batió a Ter Stegen.
Peligro blanco. Las tornas habían cambiado absolutamente. El cuadro merengue agobiaba, presionaba más arriba, tenía el control de la situación y el Barça se asustó sin que Valverde encontrara soluciones. En los primeros nueve minutos del segundo tiempo, hasta cuatro remates se produjeron sobre la meta de Ter Stegen, el más peligroso por parte de Modric, que disparó al palo izquierdo en el minuto 56.
 Tardó algo en reaccionar el ‘Txingurri’, pero lo hizo. Primero, situando a Semedo en el lateral y a Sergi Roberto más adelantado, con Rafinha fuera. Y, después, buscando la velocidad de Dembélé. Cambios que surgieron efecto ya antes del 3-1 de Luis Suárez, que con un preciso remate de cabeza a media altura, con apenas un cuarto de hora de juego, hizo bueno un centro de Sergi Roberto. 
Ahí acabó el partido para el combinado blanco, que bajó los brazos y se dejó ir en, quizás, los últimos minutos de la ‘era Lopetegui’. El Barcelona olió la sangre e incrementó la cuenta por medio de Suárez (4-1), tras un error de Sergio Ramos y una asistencia de Sergi Roberto; y cerró el partido con un tanto de Arturo Vidal tras un centro de Dembelé.