Al Torrijos se le escapa una victoria que tenía enfilada ante La Gineta

Área 11
-

El conjunto toledano no supo gestionar la ventaja de dos tantos de la que disfrutó a falta de media hora para el final del choque

Al Torrijos se le escapa una victoria que tenía enfilada ante La Gineta - Foto: Yolanda Redondo

El Torrijos se dejó remontar por La Gineta y no pudo cumplir su misión de enterrar a un rival directo en la pelea por la salvación. Al final, el resultado, sin satisfacer a ninguno completamente, sí dejó un buen sabor de boca a los locales, pues vieron el choque prácticamente perdido.
En la primera parte, La Gineta salió con la intención de ganar el partido, pero se encontró delante a un Torrijos muy cómodo en su papel de visitante. Además, el cuadro de Corchado marcó en su primera llegada clara, en el minuto doce, en una acción a balón parado. Fue una falta lateral que botó Josué y Soria, de cabeza, consiguió transformar para llevar el 0-1 al marcador.
La respuesta local no tardó en verse y, en el 17, Remi probó fortuna con un disparo que salió rozando la cruceta. La Gineta apretó pero no consiguió acorralar al Torrijos, que se quitaba el balón de encima sin miramientos pero con cierto orden. En el minuto 35, Herra, tras una buena jugada de Juanfran, remató de cabeza con peligro, pero el guardameta Kike realiza una gran parada.
En la segunda mitad, el Torrijos salió a remolque de un rival que entró a por todas en el campo, pero el conjunto visitante dejó helada a la grada a los cinco minutos, cuando montó una gran contra que nació en la botas de Pedro Velasco. Cristian se fue hasta la línea de fondo y su centro al área lo cazó con la testa Chanete para hacer el segundo tanto visitante.
El Torrijos se iba en el marcador. Ante este panorama, el entrenador local Pedro Arenas miró a su espalda, en dirección a la banqueta, y dio entrada a Dani Huedo. Acertó, porque ese jugador se convirtió en el gran revulsivo de la remontada ginetera. Así, en el minuto 60, el futbolista albaceteño acortó distancias de cabeza tras una buena jugada de un inspirado Buitre.
El partido se convirtió en un ataque constante de La Gineta, que logró encajonar al rival. Poco después, otra buena jugada de Buitre sirvió para cederle el balón a Dani Huedo, que se la puso a Herra para que empatase el partido de cabeza.
Tras la igualada todo se paró, el partido se durmió un tanto y ambos parecieron conformarse con ese resultado, por lo que olvidaron ciertas alegrías ofensivas y se dedicaron a defender. El que estuvo más cerca de llevarse el gato al agua fue el Torrijos, pues Pedro Velasco tuvo el gol con un remate cruzado que repelió el larguero, en el minuto 72.