Mucha personalidad en el empate ante el Sanse

J. M. Loeches
-

Un CD Toledo más ofensivo, que perdió gas en el último tramo, se queda cerca de derrotar a un rival de superior categoría (1-1)

Muchas personalidad en el empate ante el Sanse - Foto: Laura Pérez

Un CD Toledo con mucha personalidad se quedó cerca de celebrar su primer triunfo de la pretemporada. No lo hizo porque se le fue el gas en la parte final y perdió la capacidad ofensiva que esta vez sí ofreció sobre el cesped ante el San Sebastián de los Reyes.
Roberto Aguirre dispuso otro once diferente al del sábado pasado. El Sanse salió con una presión alta y, tras un robo de pelota, se acercó por primera vez al área contraria. Sin embargo, el CD Toledo le hizo una demostración de lo que quiere para este nuevo curso y, tras varios pases desde atrás, el balón le llegó en profundidad a Álex Martín en la derecha. Su centro, defectuoso, no pudo conectarlo Antonio en el balcón del área, así que Pituli, con todo a favor, se sacó un derechazo al que no pudo responder Felipe Ramos.
Ese primer gol no cambió las intenciones de unos y otros. Era el minuto 4 y la posesión seguía del lado toledano. Mientras, el conjunto madrileño intentó forzar el fallo de los centrales, pero no lo consiguió. En el minuto 13, entre Arturo y Borja Sánchez sí que estuvieron cerca de sorprender. Al final, el tiro de este último se perdió por la línea de fondo.
Seguidamente, el equipo de Aguirre se puso en modo respondón con ataques más incisivos que los del día del Getafe B. Primero tuvo el segundo a tiro con un lanzamiento alto de Antonio, solo ante el guardameta, y luego salió con rapidez pero a Rubén Moreno le falló la elección del pase. Tenía solo a Aller por la derecha y optó por la izquierda. El Sanse apretó en el último tramo de primera parte y bien pudo haber empatado. No fue así por falta de acierto porque la templanza inicial se tornó en dudas a la hora de defender. De todos modos, el encuentro se fue al descanso con el 1-0.
El entrenador asturiano cambió seis piezas de cara al segundo acto. Dejó aNico en la portería, a Antonio, a Aller, a Jaime Hoyuela y probó a Cubero de lateral izquierdo. Tampoco se escondió el Toledo, que, con la misma personalidad, bien pudo hacer el segundo, sobre todo en una acción que terminó con un tiro de Carlos Martínez al palo.
No obstante, en el minuto 57, el Sanse tuvo la más clara, con un mal despeje de De Felipe que William quiso convertir en el empate. Nico se interpuso. Pero el cuadro madrileño no se cansó de intentarlo y tuvo una pena máxima que Arturo estrelló en la madera. La jugada vino de un fallo de Aller tras el que De Felipe no tuvo más elección que derribar a Jaime Gavilán. Quizás era fuera. Qué más da.
El caso es que el equipo toledano había perdido un poco el control que tenía previamente y ya no era capaz de enlazar tantos pases. Hay que destacar la labor del omnipresente Carlitos en la recuperación y a la hora de llegar y los movimientos, siempre con criterio, de Antonio en punta.
Con los cambos, el cuadro de Aguirre se fue diluyendo, especialmente a la hora de mirar la portería contraria. Terminó sin una referencia fija, con Fran Sabaté y Carlos Martínez de delanteros, y eso le pesó. El Sanse pisó el acelerador y al final igualó en una pérdida local que dirigió Arturo y remachó Jaime Gavilán.