Tres detenidos tras una vertiginosa persecución desde Seseña

Redacción
-

Iniciaron su huida de Seseña hacia Illescas pero tras ser interceptados en Esquivias cambiaron su ruta hacia Borox donde finalmente fueron detenidos

Una vez más, la colaboración ciudadana ha dado al traste con las intenciones de un grupo de delincuentes, reincidentes, que fueron detenidos tras una persecución después de una huida vertiginosa tras intentar robar un coche  en Seseña. Una llamada al 062 sobre las 20,30 horas de la jornada del miércoles puso en alerta a la Guardia Civil sobre la comisión de un robo de un vehículo en Seseña. Inmediatamente, la Central Operativa envió una patrulla al lugar de los hechos y los delincuentes al percatarse de la presencia de los agentes de la Guardia Civil iniciaron la huida dirección Illescas.
 Para evitar que los delincuentes escapasen, la Guardia Civil puso en marcha un dispositivo con todas las patrullas de la zona. A la altura de Esquivias una de estas patrullas interceptó a los delincuentes pero sin poder evitar su huida puesto que no mostraron intención de detener el vehículo, es más, se predisponían a arrollar a la patrulla de la Guardia Civil que tuvo que desviarse a una cuneta ante el riesgo que corría su integridad física. 
Desde este punto, los delincuentes cambiaron su dirección hacia Borox. Fue una patrulla de Seseña y otra de Illescas la que continuó la persecución que a su paso por el término municipal de Borox fue grabada por algún vecino desde sus viviendas, una grabación en la que se escucha «¡madre mía, madre mía! ¡se van a matar!», lo que da testimonio de la velocidad a la que se estaba produciendo la persecución. 

Momento de la detención en Borox
Momento de la detención en Borox - Foto:
Los delincuentes se introdujeron en pleno caso urbano de Borox, donde finalmente dos patrullas de la Guardia Civil consiguieron cerrar la calle por la que circulaban, la calle Real del Caño que da acceso directo a la plaza de la Constitución. No obstante, los delincuentes, decididos a seguir con su huida, lejos de atender a las órdenes policiales embistieron a los vehículos, uno de los cuales se empotró contra un muro. 
Tras esto un  agente del otro vehículo oficial bajó del mismo y dado que los delincuentes emprendieron la marcha atrás con el claro objetivo de atropellar a este agente, tuvo que hacer uso de su arma reglamentaria y disparar a una de las ruedas traseras del vehículo robado.
Los delincuentes emprendieron entonces una huida a pie, una huida que no pudieron llevar a término dado que fueron alcanzados por agentes de la Guardia Civil.
Los detenidos son dos hombres y una mujer, todos ellos con antecedentes penales. Uno de ellos, de hecho, estaba en búsqueda por no haber regresado al centro penitenciario en el que cumple condena  tras el disfrute de un permiso.
El momento de la detención también fue grabado por vecinos de la calle que asombrados por el escándalo no dudaron en sacar sus móviles para tener un testimonio gráfico de una persecución de película en pleno centro urbano de Borox y esta de verdad, porque no hay que olvidar que este municipio ha servido como escenario en multitud de películas y muchas con el mismo escenario que la detención del miércoles.