"El miedo hace que actuemos de manera sorprendente"

Juana Samanes
-

El coruñés presume de tener seguidores críticos capaces de transmitirle lo que les agrada y lo que no les gusta cuando coincide con ellos

"El miedo hace que actuemos de manera sorprendente"

Lleva en activo 15 años, y solo tiene 34. Y es que Mario Casas es uno de los pocos actores españoles con tirón y fans que le siguen en cualquier proyecto. Ahora le ha tocado protagonizar No matarás, un thriller de acción donde su presencia es omnipresente. 


¿Nos encontramos ante el papel más complicado de su carrera? Sobre usted reposa la película, sale en todas las escenas y le sigue una cámara como si fuera una segunda piel.
Para mí todos los personajes que he interpretado son complicados, complejos cada uno a su manera. Este es el último, pero sí es cierto, cuando lo he preparado con el director David Victori y mi coach, que hemos intentado irnos al realismo más absoluto, porque la cámara estaba muy pegada a mí. Había muchas tomas largas sin cortar. Eso me ha dado la oportunidad de hacer cosas que me apetecía y eso no lo había hecho nunca. Aunque los primeros minutos de la cinta son más emocionales, la segunda parte es más física, y el resultado fue duro porque es una carga explosiva de emoción y acción.


La transformación de su personaje, un joven inocente a quien una mujer fatal aboca a recurrir a la violencia, hace reflexionar sobre que cualquier persona puede saltarse los límites por circunstancias adversas.
El miedo hace que actuemos de una manera que nos sorprendería. A mi personaje lo llevan al límite, es un descenso a los infiernos, y ese miedo le va a hacer transformarse en quien es en su interior. Al principio es un joven anodino que ha tenido una vida reprimida debido a que ha cuidado a su padre, que se intuye que ha sido un enfermo exigente. Ha vivido como en una caja de cristal y va a liberarse. Para mí, es realmente más él al final de la película que al principio. Es el instinto el que lleva dentro.


Es usted un actor que se arriesga a trabajar con directores jóvenes, a rodar cine independiente, pero, sin restarle méritos, es que se ha convertido en uno de los pocos intérpretes de nuestro país que tiene tirón, que sus fans le ven en todo lo que hace.
Hay un público que me sigue desde el principio, que ha crecido conmigo, que ha visto todas o casi todas mis películas. Y para mí es un regalo que haya gente que me siga y le interese lo que yo hago. Me he encontrado con ellos en actos, y unos me dicen que les gusté más en Ismael, en La mula, o en las de Álex de la Iglesia. Es muy bonito agradar pero también me dicen lo que no les gusta. Es de las cosas de las que más orgulloso me siento.


¿Y no le molesta que teniendo ya una carrera incuestionable, cierto tipo de prensa le siga persiguiendo por sus romances, cuando jamás ha vendido una exclusiva? 
He aprendido a tomármelo con humor y a verlo con distancia, y al final es cierto que soy conocido por mi trabajo. Que luego te sigan por las relaciones, no te puedes poner en contra porque hay un sufrimiento innecesario y parte del publico consume ese tipo de noticias. Lo que me provoca cierta reacción sarcástica o irónica es que desde hace años te atribuyan frases falsas para transmitirlas en un titular. Yo confío en que, si no se te ve directamente diciéndolas, haya una duda razonable. 


¿Cómo vendería No matarás
Es una película que no deja indiferente. Van a estar pegados a la butaca apretando los puños de la tensión. 


Acaba de terminar de filmar una serie, El inocente. Le persiguen este tipo de papeles. ¿Qué diría de ella?
Se estrenará el año que viene, es una serie cerrada de ocho capítulos, dirigida por Oriol Paulo, con el que trabajé en Contratiempo, y es un de un chaval que comete un asesinato involuntario, cumple la pena de cárcel, rehace su vida pero ocurre algo...