El comercio vive con «incertidumbre» la nueva fase del Covid

Lola Morán Fdez.
-

Desde las asociaciones del comercio apuestan por que haya continuidad en la actividad puesto que un parón ahora sería más perjudicial para el sector, a pesar de que hay negocios en los que han caído de forma notable las ventas

El comercio vive con «incertidumbre» la nueva fase del Covid - Foto: Manu Reino

El comercio local vive con «incertidumbre» la fase actual de la pandemia del coronavirus, con un incremento de los contagios y las restricciones que se han ido sumando para evitar esta tendencia al alza. Desde las asociaciones que aglutinan al sector en la ciudad, tienen dudas acerca de qué deparará esta nueva fase de la crisis derivada del Covid-19, aunque apuestan por la continuidad de la actividad al considerar que un cierre sería muy perjudicial para los negocios que persisten.
Desde la Asociación del Comercio de Talavera (ACT), su portavoz, Felipe Pazos, señaló a este diario que en el colectivo están viviendo esta situación «con nerviosismo» y aplazando una serie de proyectos que tenían previstos. Están, en líneas generales, «expectantes de ver cómo evoluciona» la situación, con la misma «incertidumbre» que había en el inicio de la pandemia y con dudas sobre si habrá de nuevo un confinamiento ante al aumento de casos.
De hecho, este incremento del número de afectados por coronavirus y las nuevas restricciones impuestas para frenar esta tendencia ya se están empezando a notar en el sector, tal y como confirmó Pazos. Así, manifestó que «la alegría que tenía el comerciante cuando reabrió» su negocio tras levantarse el estado de alarma, ha supuesto «una recuperación que luego no ha sido tan buena como se deseaba».
Todo ha ido haciendo «merma» en el sector del comercio, que reabrió «tirando un poco de recursos propios» y esperando con «ilusión» poder «recuperarse». Sin embargo, «no se ha recuperado, con lo cual ahora afrontar esos gastos se hace cada vez más duro», reconoció Pazos.
El sector, en este momento, «se está manteniendo tirando de hucha, con recursos propios», si bien depende de las diferentes áreas. Hay algunas que funcionan mejor que otras, si bien en líneas generales están todos «en una situación de pérdidas». Hay algunos en concreto que están padeciendo más esta situación, como son los vinculados a las celebraciones, como los negocios dedicados a la moda y a los regalos para este tipo de eventos, y otros que están mejor, como es el de la alimentación. En cualquier caso, Pazos dijo que la marcha de los comercios no solo depende de los sectores, sino también de lo consolidada que tuviera el negocio su cartera de clientes. «Está contando el hecho de que sean negocios con mucha trayectoria para sobrevivir», recalcó.
Sin embargo, en principio no se plantean cierres de negocios, según manifestó el representante de la ACT, quien señaló que, «de momento, nadie ha cambiado de opinión» y optan por «seguir abiertos». En cualquier caso, «si la situación cambia y hay confinamiento habrá muchos que ya no abran» después.
«Lo que hace falta es continuidad, apostar por la continuidad del sector, con ideas, con medidas fiscales, con apoyos de las administraciones, pero la continuidad se tiene que apostar por ello porque si no hay continuidad y se vuelve a cerrar va a ser muy difícil que luego se abra, sobre todo que haya continuidad y que no haya parón».
Si no, «ya la gente se lo pensaría mucho» y «un parón sería muy perjudicial» y, al poder reabrir, «habría muchas personas que se lo plantearían» porque han tenido gastos sin ingresos para poder recuperarse.
Precaución. Desde Comercyas, que reúne a comercio, hostelería, servicios y autónomos, su presidente, Héctor Valdivielso señaló que si bien «ha vuelto una normalidad» al comercio tras el proceso de adaptación que llevaron a cabo para poder reabrir, con las medidas de protección sanitaria, con geles hidroalcohólicos y desinfección con ozono y extremando las medidas de limpieza, «sigue habiendo precaución» por parte de los ciudadanos y «la venta ha bajado un montón». No ha sido así en todos los casos, sino que hay sectores, como los pequeños comercios de alimentación, que han subido «sobre todo durante en la época del confinamiento», frente a otros en los que se han apreciado descensos de ventas que aún no han recuperado los niveles previos al estado de alarma «ni hay visos de que se vaya a volver a corto plazo».
Ahora, con el aumento de los contagios, «la gente tiene más miedo, sale menos y la venta cae», explicó Valdivielso en relación al comercio, si bien quiso subrayar que en el caso de la hostelería, sector al que pertenecen también algunos de sus asociados, «las restricciones la están matando».
Pese a todo, el pequeño comercio agrupado en Comercyas también mantiene abiertas sus puertas, ya no por las ganancias, sino por «mantener la clientela y dar el servicio». «Si dejo de dar el servicio a mis clientes, al final se van a ir a otro sitio», recalcó Valdivielso.
Por ello, «la prioridad ahora mismo es poder mantener y que todo el mundo pueda seguir adelante». En este sentido, apeló a la ciudadanía a concienciarse de que «comprar en el comercio local es mantener la ciudad» y apostar por los negocios locales, que están adaptándose a las nuevas demandas, como el comercio online, si bien «hay puntos a los que no se puede llegar».
Además, desde Comercyas, que aglutina a unos 300 profesionales, están «expectantes» ante lo que pueda suceder ahora, puesto que a la situación derivada del coronavirus se suma el cierre de la tienda de Inditex ‘Zara’ en la calle San Francisco, una de las principales arterias comerciales de la ciudad. Con ello, tal y como apuntó a este diario el presidente de Comercyas, «se va uno de los atractivos que tiene la ciudad para que venga la gente de la comarca a comprar al Casco».
Ven con preocupación «la crisis económica que se nos avecina», puesto que «se están destruyendo empleos» en la ciudad, porque «eso no afecta solo al que cierra, sino a todos los demás». «Estamos expectantes una vez que pasen las Navidades y las rebajas de enero», dijo el presidente de Comercyas, en relación a ver «quién va a aguantar después de eso».