La Junta garantiza la seguridad en el transporte escolar

La Tribuna
-

El delegado provincial de Fomento, Jorge Moreno, dice que "nos tomamos muy en serio que el transporte escolar cumpla a rajatabla con las autorizaciones pertinentes y tenga la máxima seguridad a la hora de prestar un servicio público tan importante".

La Junta garantiza la seguridad en el transporte escolar

El delegado provincial de Fomento, Jorge Moreno, ha asegurado que «el Gobierno de Emiliano García-Page cumple un año más su compromiso con la seguridad del transporte escolar y se ocupa y se preocupa durante todo el año de la misma, por lo que las madres y los padres del alumnado deben estar tranquilos ya que sus hijos e hijas se desplazan con todas las medidas necesarias para hacer un trayecto seguro».
Así lo ha señalado Moreno en Talavera, donde junto al delegado de la Junta en Talavera, David Gómez Arroyo, y el delegado provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Gutiérrez, ha acompañado a los técnicos del Servicio Provincial de Inspección de la Delegación de Fomento durante el control realizado a los vehículos que realizan diferentes rutas escolares y confluyen en el IES ‘San Isidro’ de Talavera. Contesta así a las presuntas irregularidades cometidas por una empresa del sector que opera en Talavera y comarca, según denunciaron otras tres firmas.
«Nos tomamos muy en serio que el transporte escolar cumpla a rajatabla con las autorizaciones pertinentes y tenga la máxima seguridad a la hora de prestar un servicio público tan importante», indicó Moreno, que ha añadido, que «con los controles de hoy en el instituto San Isidro, los técnicos de Fomento han realizado ya cuatro inspecciones, tres en Talavera y una en La Puebla de Montalbán, dentro del Plan de Inspecciones del transporte público escolar que se va a realizar a lo largo de todo el curso escolar en nuestra provincia».
En dichas inspecciones, los técnicos de la Delegación Provincial de Fomento exigen expresamente que los vehículos dispongan de los elementos de seguridad mínimos como los cinturones, persona adulta acompañante, martillo de rotura de lunas, botiquín, suelos antideslizantes, una plaza por escolar y que el vehículo no tenga más de 16 años de antigüedad, entre otras.
Asimismo, se comprueba que se tenga la ITV y los seguros del vehículo en vigor; se disponga de la autorización expresa de transporte especial de escolares otorgada por la Delegación Provincial de Fomento; y, los permisos de conducir, con el correspondiente título de capacitación CAP visado por Fomento, del conductor del autobús escolar.
En el pasado curso 2019-2020 se llevaron a cabo un total de 26 inspecciones a lo largo de toda la provincia y este año, está previsto llevar a cabo un número similar de inspecciones.

 
74 rutas en Talavera y comarca. En este curso, el Gobierno de Castilla-La Mancha cuenta con 369 `rutas´ que dan servicio a 11.353 escolares y 122 acompañantes. En Talavera y comarca, este curso son 74 las rutas de transporte público escolar. De ellas 42 en Talavera, 11 en Oropesa, 6 en Belvís de la Jara, 6 en Los Navalmorales y 9 en Cebolla.
De las 11 rutas de Talavera, 13 son de Educación Especial, 2 de Infantil y primaria, 3 mixtas, y 23 de secundaria; en Oropesa cuentan con una ruta de Infantil y Primaria, 2 mixtas, y 8 de Secundaria; en Belvís de la Jara, 2 rutas mixtas y 4 de Secundaria; en Los Navalmorales cuentan con dos rutas mixtas y 4 de Secundaria; y en Cebolla, son 4 rutas mixtas y 4 de Secundaria. Salvo en Talavera, en el resto de las localidades varias de las rutas recogen alumnado de fincas.
Por otra parte, el delegado provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Gutiérrez, ha indicado que «junto a la seguridad del transporte escolar, este curso, además, se han tenido que adoptar una serie de medidas higiénico-sanitarias a consecuencia de la pandemia del coronavirus, con el fin de garantizar también la salud del alumnado y del resto de la comunidad educativa”.
En este sentido ha recordado que, entre las medidas específicas para el transporte escolar, junto al uso obligatorio de las mascarillas en todo momento a partir de los seis años y una distribución del alumnado en plazas fijas del vehículo y un reparto de las plazas para minimizar las interacciones de los grupos de distinto centro, además los vehículos deben desinfectarse diariamente y también, tras cada uso, si son utilizados por grupos de personas diferentes, así como disponer de material de desinfección de manos a la entrada del mismo, para que el alumnado desinfecte sus manos al subir y bajar.
También se contemplan medidas para mejorar la ventilación del habitáculo; no se permite comer ni beber en los vehículos, y la entrada y salida de los mismos se debe realizar en fila manteniendo el distanciamiento de 1,5 metros mientras se espera a subir y bajar.