Vuelven a escalar el puente atirantado para redes sociales

Leticia G. Colao
-

El youtuber Guille What, con más de 1,3 millones de seguidores y amante del Parkour, subió hasta el punto más alto de Talavera sin ningún tipo de protección.

Vuelven a escalar el puente atirantado para redes sociales

El puente de Castilla-La Mancha o puente atirantado de Talavera no es solo una maravilla de la ingeniería civil por sus características y sus 192 metros de altura, sino que ya se ha convertido en una atracción para jóvenes que, lejos de pensar realmente lo que hacen, lo convierten en una temeraria aventura con la que presumir en redes sociales.
No es la primera vez pero el pasado domingo volvió a convertirse en el escenario de la escalada de un youtuber que, sin apenas seguridad, o al menos eso parece, subió hasta lo más alto por el pilono central.
Guille What, con más de 1,3 millones de seguidores en Youtube y 283.000 en Instagram, ascendió por la estructura del ascensor o montacargas, lo que puede verse en el vídeo con más de 44.000 me gusta y 250 comentarios. Junto a él, una foto con especial protagonismo de los cables rojos que caracterizan el puente donde se aprecia el inicio de la subida de dos jóvenes.
Vuelven a escalar el puente atirantado para redes socialesVuelven a escalar el puente atirantado para redes socialesEl de Talavera, al inicio de la Ronda del Tajo, es el puente atirantado más alto de España y el segundo de Europa tras el de Normandía. Es récord en el mundo en la tipología de puentes atirantados con un único mástil en hormigón pretensado de alta resistencia.
No son sus principales características, ya que a la polémica por su costosa construcción -superó los 73,4 millones de euros-, se suman los 740 metros que mide el puente con un vano volado de 318 metros sobre el Tajo, sustentado por tirantes metálicos que suman en total 33 kilómetros, siendo el más largo de 410 metros.
La atracción está clara, y más cuando lo que se quiere en redes sociales es llamar la atención. Tanto es así, que no es la primera vez que las vistas más altas de Talavera se convierten en virales por la escalada de jóvenes sin ninguna protección y, por supuesto, sin ningún permiso.
En enero de 2016 tres jóvenes anónimos, ayudados por máscaras de animales para no revelar su identidad, subieron al amanecer hasta lo más alto del puente en una singular escalada, sirviéndose únicamente de sus pies y sus manos. La ‘hazaña’, por supuesto, fue grabada en vídeo y subida a las redes sociales.
Una vez arriba, los jóvenes se asomaron al vacío obteniendo unas imágenes verdaderamente impactantes pero poniendo en riesgo su vida. La denuncia del Ayuntamiento y el inicio de la investigación de la Policía hizo que los ‘escaladores’  hicieran pública su identidad asegurando que lo habían hecho «por amor al arte», y sin ánimo de molestar ni de destrozar nada.


Parkour. Guille What, por su parte, ha preferido no ocultarse y lo ha hecho amparándose en su afición como ‘traceur’ o practicante de ‘Parkour’, disciplina física basada en la capacidad motriz del individuo, desarrollado a partir del método natural.
Los que lo realizan tienen  como objetivo trasladarse de un punto a otro del entorno de la manera más sencilla y eficiente posible, adaptándose a las exigencias del mismo con la sola ayuda de su cuerpo y realizando movimientos realmente impactantes. Se considera un modelo de vida o una forma de expresión en cuanto a la libertad, el contacto con todo medio externo y el dominio sobre el propio movimiento natural de cada individuo.