Propuestas del Tajo fuera de los Presupuestos Participativos

J. Monroy
-
Propuestas del Tajo fuera de los Presupuestos Participativos - Foto: victor ballesteros

La Asociación de Vecinos denuncia «una selección bastante caótica», que ha sobrevalorado uno de sus proyectos y excluido otros porque se tendría que negociar con un tercero

La Asociación de Vecinos El Tajo denuncia «el lamentable trato que se nos ha dado y las formas en la que se han valorado en los Presupuestos las alternativas que hemos lamentado». Para su portavoz, Víctor Villén, este año se está pervirtiendo el espíritu de los Presupuestos Participativos, no solo porque se haya bajado el montante económico, cuando la idea era la contraria, dependiendo del superávit. También denuncia «una dejación total y absoluta» con el proyecto más votado del anterior ejercicio, la rampa entre Río Tiétar y Río Guadarrama, «que se está dilatando en el tiempo sin ninguna razón que lo justifique», y no por parte de la concejal Helena Galán, sino de más arriba. Finalmente, «en los Presupuestos Participativos de este año ha habido una serie de problemas en la página web, y la selección entendemos que ha sido bastante caótica».
La primera de las propuestas vecinales era el adecentamiento y la puesta en valor de la parcela M-1-1, junto al centro comercial Luz del Tajo. La «fórmula que ha utilizado el Ayuntamiento para quitársela de encima», apunta Villén, ha sido decir por correo electrónico simplemente que la propuesta supera los 300.000 euros. El portavoz vecinal, autor de la misma, no da crédito a esta respuesta. Porque lo que la Asociación pide es que se limpie y se ponga en valor esta parcela abandonada, «y se conoce que han hecho una valoración de una sustitución total del pinar y de hacer una obra bestial, cuando no es eso lo que nosotros pedíamos, ni muchísimo menos».
Rechazada esta propuesta de entrada, tampoco han tenido suerte las otras dos propuestas vecinales, que desde El Tajo creían que tenía mucho sentido. Se trata de la creación de aceras en las calles Río Cascajoso y Río Espinarejo, entre Tiétar y Alberche. Ambos viales paralelos tienen varios espacios en la zona más antigua del barrio que cuando se urbanizó en su día, hace cincuenta años, se quedaron sin aceras. El Ayuntamiento, apunta Villén, pintó una zona de aparcamientos en línea. Con lo que cuando los pasajeros se bajan por la parte derecha del coche, tienen que subirse directamente a terraplenes de propiedad privada.
Son espacios que pertenecen a comunidades de vecinos, con las que ya ha hablado la Asociación, y que están dispuestas a dejar que el Ayuntamiento urbanice y cree una acera pública en su espacio. La propuesta del Tajo era que el Consistorio cerrara este acuerdo y crearan estas aceras. Necesarias, apunta Villén, máxime cuando en Cascajoso existe una guardería, y muchos padres estacionan en este espacio para llevar o recoger a los niños.
«Pensábamos que la propuesta tenía todo el sentido del mundo», apunta Villén. Pero la respuesta del técnico municipal ha sido que al tratarse de una zona privada, el Ayuntamiento no iba a hacer nada. Por otra parte, el Consistorio ha hecho llegar al Tajo una nota «en la que nos dicen que seamos nosotros, como Asociación de Vecinos, quienes negociemos con la comunidad, y se lo demos hecho al Ayuntamiento, para que en otro caso se pueda acometer». Eso es, apuntan desde la Asociación, «un absurdo».
Lo curioso es que sí que ha aceptado el Ayuntamiento una propuesta para iluminar la pasarela peatonal sobre la N-400, que además de ser una iniciativa meramente estética, cuando hay otras necesidades en el barrio, sino que se realiza sobre una infraestructura que está situada sobre una carretera del Estado. En principio, parece que la iluminación se tendría que incluir en el retorno de la luz a la carretera, que ha negociado Milagros Tolón. Aquí parece que no ha habido problemas por parte de los técnicos y «será una forma de entenderlo, pero desde mi punto de vista carece de sentido hacer esta propuesta, aunque como son libres, habrá que acatarlo, y si tiene los suficientes votos, aceptarlo», concluye Villén.