El Centro de la Confección corta 50.000 mascarillas al día

Leticia G. Colao
-

El de Talavera es uno de los cuatro centros en España con homologación del Ministerio de Industria para la fabricación de estas protecciones.

El Centro de la Confección corta 50.000 mascarillas al día - Foto: Manu Reino

El Centro Tecnológico de la Confección-Asintec de Talavera es uno de los cuatro centros de España con licencia del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para producir mascarillas homologadas. Junto a él, Manufacturas Lillotex (Albacete) y Uniformidad Laboral Barberá (Almansa), ambas en Castilla-La Mancha, y los talleres de El Corte Inglés en Madrid, son los únicos que han obtenido la homologación por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Todos ellos forman parte de la Confederación ModaEspaña.
En Talavera, por el momento, se corta el tejido para la fabricación de entre 50.000 y 60.000 mascarillas higiénicas y quirúrgicas al día que, posteriormente, se distribuyen a otros centros para su finalización.  Así lo explica a este diario el presidente del Centro Tecnológico, Pablo García, quien indica que al trabajo del último mes se sumará, probablemente estos días, la  homologación para que también puedan finalizarse las mascarillas  en el centro talaverano, y a estas se sumen otras de mayor eficacia, las FPP2R.
Será una forma de avanzar y realizar más protecciones esenciales en la lucha contra el coronavirus «porque es necesario ya que hay pedidos de cientos de miles de mascarillas», añade García, y porque en el resto de talleres «tienen una menor capacidad de producción».
Hasta que el CTC o Asintec obtenga la certificación para realizar las mascarillas completas, con toda seguridad estos días, los tejidos que se cortan en Talavera, van después al taller de San Pablo de los Montes, y el resto a los otros tres con licencia del Gobierno de España.
Para fabricar estos productos sanitarios es necesaria una licencia de funcionamiento que otorga la Agencia Española del Medicamento, para lo cual las instalaciones y maquinaria tienen que cumplir unos requisitos y adaptarse las normativas UNE-EN que no todos cumplen.
fABRICACIÓN. El número de personal y los turnos de trabajo del Centro Tecnológico de la Confección de Talavera sigue igual que en el último mes, aunque se incrementará cuando se consiga el permiso para realizar todos los pasos que finalicen las mascarillas.
Desde que se recibió el encargo del Ministerio d Industria se trabaja a pleno rendimiento para la  producción de alrededor de un millón de mascarillas desechables con los que atender los problemas de abastecimiento de este producto con motivo del coronavirus.
Para ello, reciben materia prima producida por una empresa afincada en Asturias, además de otro tejido que se compra en Talavera, desde donde se suministra a Asintec bobinas de un material compuesto por un 52% de celulosa y y un 48% de poliéster. En concreto, se les han suministrado más de 6 toneladas en bobinas de unos 400 kilos aproximadamente cada una de ellas.
En el CTC se descargan, se abren, se extienden y se cortan conforme a los patrones que tiene que tener la mascarilla. Cada operario trabaja de manera intensiva en las marcadas y los patrones con el fin de que el corte de las mascarillas sea «lo más rápido y más efectivo». Desde que llega el material, se corta, se confecciona y se envía, con un método de trabajo que permite que cada operario produzca una mascarilla cada 3 minutos aproximadamente.
Moda España está a la espera de conseguir otras cuatro licencias para las empresas Sahogar (Madrid), Soluciones Textiles Alonso (Sevilla), Confecciones Hortensia (A Coruña) y Texcon (Toledo). Además, ha precisado que más fábricas y talleres les han manifestado su interés y disposición para participar de este grupo con la intención de atender a la necesidad de la sociedad española.