El TIDM pide a Rusia liberar los barcos ucranianos apresados

Europa Press
-

El Gobierno de Putin está obligado a "hacer lo necesario" para que las naves y los tripulantes puedan "regresar de inmediato", aunque Moscú no reconoce la jurisdicción de la corte de Hamburgo para este caso

El TIDM pide a Rusia liberar los barcos ucranianos apresados - Foto: SPUTNIK

El Tribunal Internacional de Derecho del Mar (TIDM) ha ordenado este sábado a Rusia que libere los tres barcos militares de Ucrania y los 24 tripulantes que fueron detenidos el pasado mes de noviembre en el estrecho de Kerch, en el marco de la disputa territorial por la península de Crimea. 
"Rusia debe liberar inmediatamente las embarcaciones ucranianas Nikopol, Berdiansk y Yani Kapu", que están retenidas en el puerto de Kerch, así como "liberar inmediatamente" y "permitir el regreso a Ucrania" de las 24 personas que iban en ellos y que están detenidas en Moscú, ha ordenado el TIDM. 
Además, el TIDM ha instado a las partes a "abstenerse de llevar a cabo cualquier acción que pueda extender o agravar la disputa" en cuestión y ha emplazado a Moscú y Kiev a presentar cada uno un informe el 25 de junio sobre el cumplimiento de dicho fallo. 
Los barcos ucranianos, dos buques de guerra y un remolcador, fueron interceptados el 25 de noviembre por la Guardia Costera rusa mientras intentaban llegar a Mauripol, en el mar de Azov, desde Odesa, en el mar Negro, a través del estrecho de Kerch, frente a la península de Crimea. 
Ucrania denuncia que los tres barcos fueron interceptados cuando estaban en una misión de tránsito, en un operativo en el que incluso se llegaron a efectuar disparos por parte de los guardacostas rusos, violando con ello la inmunidad que les confiere la Convención sobre Derecho del Mar. 
Rusia, por su parte, argumenta que dio varios avisos a las embarcaciones ucranianas pero hicieron caso omiso, lo que obligó a sus guardacostas a emplear la fuerza. Desde el punto de vista ruso, los buques de guerra habían invadido sus aguas territoriales en Crimea. 

 

Papel mojado

En el fondo de este asunto se encuentra la disputa por Crimea. Rusia se anexionó la península ucraniana en 2014, en el marco del conflicto armado entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en la región oriental de Donbas que aún continúa. 
La Unión Europea vio en el incidente en Kerch, el último de una larga serie, un intento más de Rusia de extender su control sobre el mar de Azov en contra de la soberanía ucraniana. La comunidad internacional no reconoce el dominio ruso sobre Crimea.
Pero ste fallo podría no tener efecto alguno, porque, a pesar de que Ucrania y Rusia han firmado la Convención sobre el Derecho del Mar, el Kremlin considera que la corte de Hamburgo no tiene jurisdicción en el caso concreto del estrecho de Kerch. 
"Las declaraciones hechas por Rusia y Ucrania al firmar y ratificar la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982, excluyen la posibilidad de activar los procedimientos de solución de disputas con respecto al incidente del 25 de noviembre de 2018 en la zona del estrecho de Kerch", ha dicho el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado. 
La primera respuesta ha llegado por boca de la viceministra de Exteriores de Ucrania, Olena Zerkal. "Esperamos que Rusia cumpla totalmente y cuanto antes el fallo", ha dicho en Facebook, recordando que en el caso del Artic Sunrise Rusia tampoco reconoció la jurisdicción del TIDM pero terminó cumpliendo. 
El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha indicado que Rusia puede "liberar a los barcos y marineros (...) en una primera señal de que está preparada para poner fin al conflicto con Ucrania", y avanzar así "hacia el desbloqueo de las negociaciones" de paz, o enrocarse. "Veremos qué camino elige", ha planteado en Facebook.