Ruiz quiere una Federación presente en los temas de ciudad

J. Monroy
-

El de San Antón asume la presidencia de la Federación Vecinal con la idea de cicatrizar heridas y hacer valer de nuevo la participación en Toledo

Tomás Ruiz con la nueva Junta Directiva de El Ciudadano.

Al final no hubo sorpresas y Tomás Ruiz (La Verdad) es el nuevo presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos El Ciudadano. Estará acompañado en los cargos unipersonales por José Luis Calvo (El Tajo) como vicepresidente, José Luis Gómez (La Ronda) como secretario y Estrella Plaza (Río Chico) de tesorera. Esta fue la única candidatura puesta sobre la mesa en la Asamblea Extraordinaria de la Federación de este martes y salió elegida con el voto de once de las trece asociaciones presentes.
Ruiz llega a la Presidencia vecinal con la idea de seguir la línea de las últimas reuniones, que se han cerrado con consensos. Entiende que las heridas en la Federación ya están cerradas, pero ahora habrá que cicatrizarlas. Espera que llegue un periodo de confianza entre todos, «y por los apoyos de la candidatura, parece que todo el mundo quiere confiar en nosotros, ahora está en nuestra gestión la capacidad para que esas heridas no se abran y cicatricen de una manera consolidada». Cree que no será difícil, dado que todos en el movimiento vecinal tienen los mismos objetivos.
Prioridades. A partir de ahí, sus planes pasan por «volver a hacer presente la Federación en los muchos temas que se están jugando en este tiempo a nivel de ciudad, como el POM o el recinto ferial». Además, quiere hacer valer de nuevo la participación, que no sea necesario un esfuerzo descomunal para poder participar «cuando es un derecho incluso constitucional»; no debe quedar como un mero cumplimiento de trámite y leyes, sino una participación efectiva. No en vano, recuerda el nuevo presidente de la Federación, las asociaciones vecinales están reconocidas como de interés público municipal, algo que no tienen muchas asociaciones, y su intención es hacer valer esta posición. Es decir, ellas tienen que ser verdaderamente útiles, y el Ayuntamiento tiene que tenerlas en cuenta como realmente de utilidad.
La presidencia de Ruiz, eso sí, lo dice desde el principio, es interina. Su idea es estar «si puede ser un año, mejor que dos» y dar paso a los más jóvenes. Apunta que una de las labores que tiene que hacer la Federación es formar nuevos dirigentes del movimiento vecinal. A veces ha habido demasiado personalismo, entiende, y a los recién llegados les da miedo afrontar los cargos, ver si van a poder ser capaces de hacer los que salen. «Esos miedos hay que quitarlos y hacer que la gente vea cómo es la gestión del movimiento vecinal, se atreva a dar un paso hacia adelante y nos dé el relevo a algunos que llevamos ya demasiados años, con nuevas ideas», explicó.