scorecardresearch

Duro castigo en El Prado

Área 11
-

Derrota contundente. El Torrijos salió malparado de su visita a un CF Talavera que se impuso con solvencia en un duelo donde quedó patente la diferencia de potencial entre ambos.

Duro castigo en El Prado - Foto: Cristina Gómez

El Talavera va muy en serio. El triunfo de la primera jornada podría haber sido una casualidad, pero el partido que ayer se llevó ante el Torrijos muestra que los talaveranos cuentan con ambición y calidad para hacer cosas importantes. Tres goles y otros cuatro o cinco que perdonaron fueron una muestra patente de la superioridad blanquiazul sobre los torrijeños, que querrán olvidar este partido cuanto antes.

El inesperado líder de la primera jornada, un recién ascendido pero lleno de ambición, recibía al Torrijos en la reedición de un derbi que hacía ya unos años que no se disputaba, desde la desaparición del histórico Talavera CF, del que el CF Talavera es heredero. Era un choque esperado y deseado, sobre todo por los locales, ya que significaba el regreso a la que ha sido su casa durante décadas. Los rojiblancos, por su parte, llegaban a El Prado con la intención de amargarle el regreso.

Poco pudo hacer Alberto cuando cuando vio cómo remataba completamente solo Rubén Moreno en el minuto 20 para hacer el 1-0. Juli ganó con claridad la línea de fondo y le colocó el balón en la cabeza al delantero local para que éste únicamente tuviera que poner la testa.

Más boquiabierto se quedó el meta aún cuando apenas unos minutos después encajó un nuevo tanto casi clavado al anterior. Esta vez fue Pedro el que invitó a Moreno a que se diera un festín.

En la segunda mitad, el Talavera, cuando quería, podía. Es lo que pasa cuando se cuenta con un jugador diferente, como Juli. Que regala, regala y regala. Rubén Moreno lo rechazó, pero Aarón no lo hizo y reabrió la brecha. Fácil. Muy fácil. Sólo Sedeño por los visitantes parecía aportar algo de mordiente. Se conformó el Talavera con el 3-0 –con lo que perdonó Chikini- pero, de haber apretado, los torrijeños se habrían llevado un correctivo aún mayor de vuelta a casa.