Fernández enfrenta Peraleda con las «4.500 viviendas vacías»

C.M
-

El candidato de Unidas Podemos-Izquierda Unida propuso «llenar las viviendas deshabitadas» antes que «construir viviendas que no sabemos si se van a llenar y que, si se compran, va a realizarse a través de un proceso especulador»

Fernández enfrenta Peraleda con las «4.500 viviendas vacías» - Foto: David Pérez

Un café ante el que conversar con los vecinos del barrio de Palomarejos. El candidato de Unidas Podemos-Izquierda Unida a la alcaldía se presento -junto a Olga Ávalos y Pedro Labrado- en el Parque Bruselas para conversar con sus residentes sobre el proyecto de ciudad que la formación considera adecuado para un barrio que teme perder su vitalidad ante el traslado, y por ello desaparición, del Hospital Virgen de la Salud.
Ante este futuro cercano, que despierta cierta inquietud entre los vecinos y comerciantes de la zona, Txema Fernández presentó desde la más absoluta cercanía un conjunto de propuestas destinadas a revitalizar un barrio, por cierto, muy cercano a una de las zonas de expansión urbanística - la famosa Peraleda- pretendida por el equipo de Gobierno.
Sobre este precedente, formalizado en una modificación puntual del POM -la 29- que de momento ha quedado en suspenso, el candidato de Unidas Podemos-Izquierda Unida comenzó la enumeración de sus planteamientos evidenciando el despropósito de auspiciar un proyecto que «contemplaba casi una ciudad diferente, un barrio diferente con alrededor de 4.000 viviendas», cuando en la ciudad «contamos con unas 4.500 viviendas vacías», de las que «muchas de ellas están en el barrio de Palomarejos».
De ahí que la apuesta de Unidas Podemos-Izquierda Unida en materia de sostenibilidad urbanística pasa «por lograr que las viviendas vacías empiecen a ser habitadas» dejando «de utilizar grandes extensiones de terreno para construir viviendas que no sabemos si se van a llenar y que, si se compran, va a realizarse a través de un proceso especulador probablemente de entidades financieras». Una situación que, en opinión de Fernández, puede propiciar que «a medio plazo nos podamos encontrar con las 4.500 viviendas vacías que tenemos, más las 300 que no se han vendido». Incrementando, de ese modo, el parque de viviendas vacías «pero también el de familias que necesitan viviendas». Así, para el candidato a la alcaldía de la formación de izquierda, es recomendable «empezar a racionalizar esta gestión» mediante un cambio de modelo de desarrollo que debe partir «desde el más amplio debate social».
sensaciones de campaña. En cuanto a la percepción recibida con el inicio de esta campaña electoral, Txema Fernández apuntó que sus «sensaciones son muy positivas» y lo son, fundamentalmente, «en clave interna» porque se presta de tener «un equipo ilusionado, preparado y consciente de que tenemos capacidad democrática para tomar el Ayuntamiento», para «gobernar el Ayuntamiento» desde una deriva social que escucha las reivindicaciones y las demandas de los vecinos. Para lograr esta implicación real, apuntó el candidato que su formación apuesta por «salir a la calle para explicar nuestras propuestas, las cosas pequeñas, cercanas, que cambian la vida de la gente de manera efectiva». Más que nada, sentenció, porque « este tipo de asuntos son los importa de verdad» a la ciudadanía y que, por desgracia, no siempre son atendidos por quien corresponde.

 

Por una residencia universitaria en la antigua Escuela de Enfermería.

El candidato de Unidas Podemos-Izquierda Unida a la alcaldía asumió como propia las «demandas vecinales» que en Palomarejos solicitan que el edificio de la antigua Escuela de Enfermería «sea utilizada como residencia universitaria» porque, apreció, «está hoy infrautilizado» por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social.
En este sentido, argumentó Txema Fernández esta apuesta asegurando que «sería importante que ese edificio pasara a formar parte de una gestión pública, organizada y dedicada a la ciudadanía» destinada a facilitar espacios habitacionales a los «universitarios que están estudiando en las distintas facultades del Campus de Toledo».
Una solución a la escasez de este tipo de residencias que, además, podían propiciar la articulación de la futura residencia en torno a «apartamentos individuales» que dotasen a los estudiantes de «cierta independencia» alejándose el modelo, así, de los usos y costumbres de una residencia universitaria al uso. De hecho, el candidato de la formación divisó un proyecto en el que «se pudiera contar con pequeñas infraestructuras en cada apartamento», lo que repercutiría tanto en la comodidad de los residentes como en la «la revitalización» de este tradicional barrio.

 

El Virgen de la Salud, centro sanitario de referencia en Geriatría.
Txema Fernández también planteó la posibilidad del mantenimiento de la instalación del Hospital Virgen de la Salud como «centro sanitario de referencia en Geriatría para así mantener la vida en este barrio». No en vano, aludió a que se podría hablar de trasladar los servicios del Hospital Virgen del Valle a este edificio, una vez que se abra el nuevo hospital del Polígono. Eso o «quitar los módulos que actualmente están en un estado lamentable» para utilizar «por completo los dos edificios como un Complejo Hospitalario especializado». Demanda solicitada, desde 2015, por el presidente de la asociación de vecinos ‘La voz del barrio’ a la alcaldesa y que, de momento, no ha tenido ningún tipo de respuesta municipal.