Inconmensurable Ventura

Mario Gómez
-

El sevillano pasea tres apéndices tras enloquecer al coso sagreño con una gran tarde de rejoneo y un gran momento de su cuadra. Cartagena y Galán se apuntan a la puerta grande con dos trofeos cada uno ante un soso encierro de Luis Terrón

Inconmensurable Ventura - Foto: Joaquin Romera Garcia

El momento de  Diego Ventura es inconmensurable. Con una monta excepcional y la alegría y sentimiento que imprime en cada uno de sus lances, convirtió la plaza de toros de Illescas en un manicomio desde que se abrió la puerta de toriles.
Recibió a portagayola en los medios al primero de su lote ejecutandole el primer rejón de castigo según salía de chiqueros. Tras ello, un recital en el que participaron sus caballos Nazarí y Gitano en el tercio de banderillas; donde el centauro afincado en La Puebla del Río, mostró que ahora mismo es el líder indiscutible del escalafón de rejoneadores.
Hizo Ventura las delicias de los asistentes y llevó a un éxtasis supremo la lidia de el tercer estado de la tarde, hasta el punto que, de no ser por haber pinchado y dejar un rejón atravesado, hubiera cosechado los máximos trofeos. El mal manejo de los aceros no fue impedimento para que pase una oreja.
Inconmensurable VenturaInconmensurable Ventura - Foto: Joaquin Romera GarciaAbanto de salida resultó el 6°, antes de ello Ventura había brindado al maestro José Miguel Arroyo «Joselito» como hiciera en su primero con su nuevo apoderado Andrés Caballero.
El extraordinario momento que atraviesa el jinete de la Puebla lo mostró en un tercio de banderillas donde sobresalió a lomos del Lío, que formó un auténtico alboroto durante la faena; hecho que consolidó a lomos de Dólar donde su tradicional par sin cabezada fue el colofón de una faena premiada con 2 orejas y una tarde que tuvo aroma sevillano.
De esta forma Diego Ventura cosechaba un nuevo triunfo en Illescas y arranca una temporada en la que, a pesar de no estar en Sevilla, se presume que será de nuevo, el número uno de los rejoneadores.
Inconmensurable VenturaInconmensurable VenturaAterrizaba Andy Cartagena en Illescas tras 10 actuaciones en tierras americanas. Volvía a este coso sagreño tras sus actuaciones de 2007 y 2010 donde siempre había paseado una única oreja, y dónde a la tercera fue la vencida; pues logro salir en hombros tras sumar 2 trofeos.
Resultó muy parado el primero de Luis Terrón ante el que en primera instancia, Andy Cartagena puso un rejón de castigo. Optó por poner un segundo castigo a este primer animal y pareció que el burel se animó un poco más. Alegre y variado se mostró Andy en las dos primeras banderillas tras las cuales el animal evidenció su condición y se paró de forma definitiva. Suma un total de 4 rehiletes para de forma variada y alegre hacer las delicias del público. Tres cortas más como epílogo de una faena de toreo populista y con calado en el tendido, que abrochó con un certero rejón de muerte que puso en su mano la primera hora de la tarde.
Con muchos pies de salida el cuarto de la tarde, Andy logró ahormarlo para elaborar una obra completa. Le habló mucho, y al cite de la voz quiso llevárselo siempre cosido a la grupa dejándolo llegar y conduciendolo de lado. Hubo mucha emoción en el tercio de banderillas dejando al animal hacer hilo a la grupa de los caballos tras cada una de las clavadas. El cenit de la faena llegó cuando realizó una clavada a dos manos sin cabezada, momento en el que la plaza terminó de volcarse con él y tras cuadrar animal para el rejón de muerte, logró dejar un rejonazo arriba de efecto fulminante que le sirvió para pasear una oreja.
Inconmensurable VenturaInconmensurable VenturaTambién comenzaba su temporada 2020 Sergio Galán en el coso de Illescas, al que volvía tras pasear tres orejas en 2019 y otras tres en 2018.
Salió con muchos pies el segundo de la tarde y Óleo lo llevo cosido a la cola. Se vivieron momentos muy bellos mientras clavo los dos de castigo y posteriormente llegó el turno de Embroque y Bambino, que bordaron el toreo a caballo en el tercio de banderillas. Tres banderillas cortas hizo, el teléfono y dos rejonazo de muerte para pasear la segunda oreja de la tarde y primera en su cuenta particular.
Labor esforzada la de Sergio Galán en el quinto de la tarde con momentos de mayor y menor acople intentando siempre estar en el agrado del público que poblaba los tendidos del coso y illescano al final mostrando su fondo de cuadra y variedad en las clavadas y en los momentos decisivos de la lidia, logró arrancar un apéndice más que sumado al cosechado en el toro anterior le sirvió también para abandonar el coso en volandas.