TSJ eleva a 1.036 las muertes en Toledo al sumar sospechosas

J.S.
-

Son 300 más que la estadística oficial. El Tribunal Superior calcula que los fallecidos en la región por coronavirus ascienden a 4.627, una cifra muy por encima de las 2.811 contabilizadas por la Junta siguiendo el criterio del Ministerio

Dos ataúdes son sacados del hospital Virgen de la Salud de Toledo. - Foto: Yolanda Lancha

Los enterramientos aumentaron en la provincia de Toledo un 154,3% durante el mes de abril con respecto a al mismo período de 2019, según los datos difundidos ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCLM) con el recuento aportado por los registros civiles. Yel coronavirus está detrás de este desconocido incremento de la mortalidad.
Según los datos del alto tribunal, en la provincia se produjeron en abril 1.114 fallecimientos, de los cuales 685 asocia al coronavirus. En términos relativos, la Covid-19 está detrás del 61,5% de los decesos certificados en la provincia de Toledo durante el pasado mes. El Alto Tribunal da como seguros 430 y 255 como posibles. Entre ellos, se incluyen «aquellos supuestos en los que se recoge dicha probabilidad o sospecha en la certificación médica o existen motivos para ello por concurrir procesos patológicos de tipo pulmonar compatibles con dicha causa».
Toledo fue en el mes de abril la segunda provincia de la región donde se produjeron más muertes asociadas al coronavirus por detrás de la Ciudad Real en donde el Alto Tribunal de la región contabiliza 867. En el conjunto de la región, los registros civiles de las cinco provincias tienen detectadas en abril 2.674 muertes, el 69,8% del total, cuya causa de muerte se produjo por coronavirus o hay sospechas de que el desencadenante del óbito fuera el nuevo patógeno aunque no esté confirmado por PCR. Los casos sospechosos sumaron 1.078.
EL TSJtambién ofrece los datos  de la mortalidad registrada en las capitales de provincia.En el caso de la ciudad de Toledo, el Alto Tribunal reseña que durante el mes de abril se concedieron 455 licencias de enterramiento, lo que supone un incremento del 1.097,4% con respecto a abril del año pasado en la que se expidieron 38. Del total, el registro civil vincula 325 a la Covid-19, es decir, un 71,4%.
dos meses de pandemia. Cuando han transcurrido ya dos meses desde la emergencia sanitaria, el TSJ eleva el número de fallecidos en Castilla-La Mancha por coronavirus a 4.627, una cifra muy por encima de las 2.811 contabilizadas de forma oficial hasta el día de ayer al estar plenamente confirmadas. El Alto Tribunal añade, por tanto, otras 1.816 sobre las que hay fundadas sospechas. En el caso de la provincia de Toledo, el coronavirus podría haberse cobrado en dos meses la vida de 1.036 personas. Si tenemos en cuenta que los datos que la comunidad autónoma traslada al Ministerio es que hasta ayer habían fallecido 736 toledanos por coronavirus, el desfase provocado por los casos sospechosos es de 300 personas.
El presidente de Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, abrió  el pasado mes de abril un expediente gubernativo tras constatar con datos el incremento sustancial de licencias de enterramiento y defunciones durante el mes de marzo, que estaba provocando «dificultades en la gestión de los trámites para la inhumación de los cuerpos».
Tras constatar un aumento significativo de la mortalidad, que en el mes de abril se ha disparado en la región un 159,6 % hasta alcanzar las 3.832 licencias de enterramiento, el presidente  del TSJremitió a los jueces encargados de los registros civiles para que «velaran por hacer una identificación lo más precisa posible de la causa inicial o fundamental de la muerte en todos aquellos casos en los que aparezcan procesos patológicos o causas intermedias que puedan considerarse compatibles o sospechosos con la clínica que provoca el coronavirus». En esa instrucción Rouco les pedía que si lo consideraban necesario, solicitasen «dictamen del médico forense del correspondiente Instituto de Medicina Legal y acudieran si fuera preciso al forense de guardia en el Partido Judicial».
«En ese sentido, y siguiendo el Protocolo aprobado al efecto, médicos forenses de los Institutos de Medicina Legal de Albacete, Cuenca y Guadalajara, y de Ciudad Real y Toledo, están colaborando con los Registros Civiles en la revisión de las licencias de enterramiento y defunciones ya inscritas desde el día 1 de marzo de 2020, a los efectos de que pueda quedar constatada la causa inicial o fundamental del fallecimiento en aquellos casos en los que aparezcan sospechas o factores racionales de probabilidad de Covid-19, y se están visando todas las certificaciones de defunción que se producen en lo sucesivo a solicitud de los Registros Civiles», señala en nota de prensa el Alto Tribunal de Castilla-La Mancha.