«No podemos permitir que el reggaeton nos venza»

J. Monroy
-

El grupo toledano Nocturnia, uno de los más longevos de la ciudad, saca su sexto disco, La Tempestad. Su batería, José Roldán, nos explica los pormenores

«No podemos permitir que el reggaeton nos venza» - Foto: Nat Enemede Photography

¿Qué vamos a encontrar en La Tempestad?
La Tempestad tiene canciones nuevas, ideas nuevas; un enfoque un poco más renovado, pero igual de personal del sonido de Nocturnia. Hemos intentado mejorar, como en cada álbum. Y la verdad es que estamos contentos, porque sonamos más modernos, sin perder, por lo que dicen las críticas, la esencia del grupo. Hemos dado un paso adelante, sin perder nuestras raíces, que estaban en el power y heavy metal. Además, es un disco prolífico, con once temas, cuando normalmente metemos nueve o diez, que abarcan muchos estilos, cada tema con sus pinceladas. Creemos que es un álbum completo. Nos dicen que nos falta una balada, pero hay un medio tiempo que nosotros creemos suficiente.
Hacía tiempo que no salíais al mercado.
A finales de 2016 sacamos el último disco. Este iba a salir antes, pero por estrategia comercial, lo hemos retrasado. Lo volvemos a sacar con la compañía C. Duque, que tiene sello, y editorial, es amigo y residente en el Polígono. Lo venimos haciendo desde el principio y estamos contentos, porque siempre está a la altura de lo que pedimos. Y es como cuando eres Cola-Cao o Nesquik, te cuesta mucho cambiar. Yla verdad es que nosotros no tenemos ninguna intención.
¿Qué influencia ha tenido Alberto Rionda en el proyecto?
Nosotros éramos fans de Alberto desde hace muchos años. Cuando Avalach surgió de la nada, convirtió a muchos jóvenes heavies en fanáticos de su grupo. Nosotros le teníamos un respeto profundísimos cuando fuimos con nuestras ideas a grabar con él. Luego Alberto, como guitarrista con personalidad y un estilo propio, ha intentado dar a las canciones quizá más garra a la hora de enfocar los riff de guitarra. Y, sobre todo, nos ha dado una visión muy general de las canciones, para que no abusemos, ni nos falten determinadas cosas.
Me hecho a temblar cada vez que un grupo afirma quiere sonar más moderno. Cuando lo dice Nocturnia, ¿significa que mete la caña de siempre, más o menos?
Es la misma caña de siempre. Aunque es verdad que a nivel técnico hemos mejorado, porque cada disco que hemos sacado suena mejor que el anterior. Nosotros hacemos lo único que sabemos hacer y Alberto Rionda lo ha afinado, lo ha hecho más moderno y un poquito más agresivo.
Buscando información sobre vosotros en nuestra hemeroteca, me ha salido información sobre Rhesus. Salen en Toledo grupos buenos, crecen y desaparecen. ¿Cuál es el secreto para llevar tanto tiempo?
Esto lo creamos con la intención exclusiva de tocar. Íbamos a hacer música y hemos tenido la suerte de estar dieciocho años con una formación muy estable. Todos queríamos lo mismo, todos estábamos en el punto que necesitaba la banda y se ve que eso es lo importante, saber hacia dónde quieres ir y estar acompañado de gente que quiere ir contigo.
¿Y ahora son más importantes las redes sociales y moverlo todo en Youtube?
Tú puedes y debes poner toda la información de tu banda en redes sociales, pero la repercusión que tenga eso es muy relativo. Es verdad que puedes subir un vídeo y que a los tres días tenga cinco mil reproducciones en Facebook, pero eso no se traduce tampoco a la hora de conciertos, o a la hora de ventas; solo en que puedes ir a un sitio y la gente de conoce de nombre.
¿Cómo está el panorama musical hoy en día en Toledo?
Toledo siempre ha sido una ciudad llena de buenas ideas. Hemos exportado a los Sunday, a Jero o Maeso. Tenemos buen material. Ahora Titular Mads están muy fuertes, haciendo un directo muy potente. Tenemos a Kábalah (yo también toco ahí), que es un grupo novedoso que hace una música que no se suele hacer, un hardcore americano divertido y molón. No puedo dejar de hablar de Veintiuno y de los antiguos Los malos del Cuento, hoy Hylé y que lo están haciendo muy bien. Siempre habrá grupos, porque hay dos locales de una empresa y un local de otra empresa, lo que son 120 locales que están llenos.
¿A Nocturnia y a los grupos toledanos siempre les valora más fuera que dentro?
Diría que aquí también se va por amistades. Si el grupo tiene amistades, te apoyan y te valoran. Si no, no van a por ti, pero quizás te desconocen y no ves que vaya esa gente a tus conciertos. A través de estilos y amistades personales, se generan flujos de grupos, coordinados unos con otros. Yo espero que todos apoyen no solo a Nocturnia, sino a la música en directo en cualquier circunstancia y de cualquier estilo. Hay mucha oferta en Toledo. Si el público deja de asistir, eso se acaba, y no podemos permitir que el reggaeton nos venza.
¿Cómo habéis evolucionado desde César de vocalista, pasando por Rafa y ahora con Alberto?
Cuando tienes que cambiar un vocalista, que es un poco el que da la personalidad del grupo, porque da el timbre y la imagen en escena, a nuestro nivel generalmente no puedes elegir, tienes que ver quién quiere meterse en esta jaula de grillos. Es verdad que hemos tenido desde el principio la suerte de grandes vocalistas, que cantan bien y además dan buena imagen y buen directo. Tuvimos la suerte de contar con César al principio, que daba mucho empuje y mucha personalidad en el escenario. Cuando se fue vino Rafa, que demostró ese poderío vocal que le dio al final el triunfo en La Voz. Ydespués vino Alberto, que recoge un poco las dos cosas, tiene una gran presencia física en el escenario y tiene un chorro de voz, que además combina con sus gustos musicales, y es capaz de cantar en plan heavy metal total, pero puede hacer giros hacia el country o el blues, y eso nos da mucha riqueza.
¿Cómo influyó en el grupo la victoria de Rafa en La Voz?
Rafa tubo la suerte, y nosotros la mala suerte, de que entró en el concurso justo cuando presentábamos el disco que habíamos hecho con él, Sin retorno. Lo sacamos en mayo de 2013 y él en septiembre empezó con el programa. A partir del segundo mes estaba dentro de las instalaciones y a nosotros nos dejó un poco a medias, porque quisimos rodar con ese disco y no pudimos hacerlo. Estuvimos seis meses parados, esperando a ver qué pasaba. Él tomó la decisión de irse, lo entendemos perfectamente, porque tenía un contrato discográfico sobre la mesa, y entonces tuvimos que perder otros tres o cuatro meses en busca del vocalista. Fue un año sin poder hacer conciertos. Es verdad que a nosotros nos hundió un poco, porque en la música, cuando no estás haciendo nada, parece que desapareces. Nos dejó en un agujero negro, del que pudimos salir, porque ganas no nos faltaban y porque pusimos todo de nuestra parte.
¿Qué sabéis de Rafa?
A parte de que ha sido papá, está haciendo muchas cosas. Tiene su propio grupo, participa en La Edad de Oro del Pop Español, y ha estado en el musical de Michael Jackson.
¿Qué proyectos tenéis los miembros del grupo?
Como no tenemos otra cosa que hacer, cada uno enredamos. Yo tengo Kábalah, y sé que César puedo decir que está preparando un proyecto, donde él es el vocalista, y va a ser diferente a lo que se ha oído por aquí. Creo que será potente y de calidad.
¿Cuáles serán vuestros próximos conciertos?
Estamos el 12 de octubre en Puertollano y a partir de ahí comenzamos la gira conjunta con Saratoga. Vamos a ir a Granada y Sevilla 8 y 9 de noviembre; el 29 y el 30 en Almería; y el 4 y 25 de diciembre en Vitoria y Donosti. Nuestro gran plato fuerte va a ser el 11 de enero en Madrid, en la Riviera. Para nosotros es un placer absoluto estar ahí, porque es un templo donde hemos visto a Maiden, Helloween, Dream Theater... Va a ser un sueño. Luego el 17 y 18 viajamos a Barcelona y Castellón. Nos gustaría hacer algo en Toledo cuanto terminemos toda esa gira, hayamos rodado, porque aquí hay que ser más exigente.