La hora de la verdad para Mateo

F. Rodríguez
-
El portavoz de Ganemos Toledo, Javier Mateo - Foto: Yolanda Lancha

El ultimátum del líder de Ganemos acaba hoy sin solución a la vista. A priori sólo hay dos opciones, primarias abiertas en confluencia IU-Podemos o una escisión en otra candidatura, pero hay quien piensa que puede ser su adiós de la política

Se acaba el plazo fijado y no hay atisbos de solución en el horizonte. A las 19:00 horas de hoy Ganemos Toledo celebra asamblea y encima de la mesa hay una cuestión ineludible. El número uno de la formación, el concejal Javier Mateo, fue el encargado de lanzar el ultimátum el pasado viernes. Y no se ha producido ninguna reacción al respecto.
El problema radica en la confluencia de Izquierda Unida y Podemos en una única candidatura. Todo quedó fijado por las direcciones regionales de ambos partidos, un acuerdo «en un despacho con flexo» que no satisface a Mateo a pesar de que él fue el elegido para capitanear la lista.
El acuerdo de confluencia se concreta en un reparto de puestos de cabeza entre ambas formaciones con los candidatos que por separado cada formación ha seleccionado. Mateo, por su parte, quiere que se celebren primarias abiertas ciudadanas para decidir el orden de la lista como sucedió en 2015, cuando se le dio el mando de la actual Ganemos Toledo. Y eso aún a riesgo de no salir el mismo elegido en los primeros puestos; cosa por otro lado harto improbable.
De no cumplirse su exigencia, el propio Mateo ha manifestado que no participará en la lista de confluencia. Está decidido a hacerlo, y no parece un farol.
 Otro de los factores que ha pesado en su decisión es la ausencia de una figura que Mateo considera clave. Se trata del actual edil de Juventud Diego Mejías. Su trabajo en la Concejalía ha superado las expectativas y Mateo se niega a que quede fuera del proceso político.
Lo mismo le sucedería con Eva Jiménez, la edil de Ganemos, pero en su caso la situación es muy distinta porque todo apunta a que prefiere pasar a un segundo plano en la siguiente legislatura.
Hoy a las 19:00 horas se sabrá el desenlace de esta farragosa confluencia, aunque todo apunta a que ni Izquierda Unida ni Podemos darán su brazo a torcer y que Mateo tendrá que tomar una dura decisión.
No será otra que hacer como su amiga Sonsoles Arnaú en Talavera, concurrir a las próximas elecciones municipales bajo otras siglas. Otra formación de izquierdas para entrar en la disputa de los votos.
Además, de confirmarse este extremo, la decidión de Javier Mateo traerá también otra posible consecuencia, que es su marcha irrevocable de Izquierda Unida tras años de militancia y pese a ocupar actualmente el cargo de coordinador local de la formación.
«Si alguién elige a una persona para que lidere un proyecto y no le permite dar su opinión, no quiere un líder, quiere un monigote», manifestó Javier Mateo el pasado viernes cuando convocó a los medios para explicarles su órdago a la grande.
Por último, tampoco hay que descartar que Mateo anuncie su marcha de la política, desgastado por estos últimos vaivenes
Mientras, a la espera del desenlace, la dirección provincial y regional de Izquierda Unida mantiene su postura, ratifica el pacto con Podemos y no dudan en criticar que Mateo pretende «jugar a dos bandas» y «manejar» a independientes.
Ante semejante panorama, muchos militantes de izquierdas de la ciudad se llevan las manos a la cabeza y no dudan en denunciar que la división traerá un aumento de la abtención en la próxima cita con las urnas que para nada les favorece.