El Polígono pendiente de Fuente del Moro y el asfaltado

J. Monro
-

La urbanización pendiente de Gregorio Marañón será la última gran obra con el dinero del convenio con la Junta, pero a falta de evaluación técnica, se desconoce cuánto quedará para otras actuaciones

'El Tajo' pide soluciones para la Fuente del Moro. - Foto: Yolanda Redondo

Era la intención del equipo de Gobierno y así ha sido: durante el pasado mes de abril, se desarrolló la Comisión de Urbanismo del Polígono, que ha dejado definida la obra principal a realizar este año con el dinero del convenio con la Junta, la  urbanización del paseo de Gregorio Marañón entre Río Valdeyernos y Río Bullaque. Sin embargo, la Asociación de Vecinos El Tajo ha mostrado su enfado porque la obra se ha aprobado «ni siquiera hay una evaluación técnica hecha a grosso modo», cuando lo que se pretendía era un estudio más exhaustivo para ver después cuánto montante quedaba para otras propuestas. Además, la Asociación ha mostrado su enfado porque en la misma Comisión trató sin éxito de abordar otras muchas cuestiones pendientes en el urbanismo, las obras y los servicios del barrio. 
Según explicó a los presentes la concejal de Obras, Noelia de la Cruz, aunque no se ha cerrado la liquidación del convenio Junta de Comunidades- Ayuntamiento de las obras realizadas con cargo a 2018, hasta ahora se han certificado 270.000 euros de los de 327.000 totales. Para este año, el presupuesto del convenio es de 330.000, a lo que se añadirá el dinero sobrante del año pasado. Según explica el portavoz  vecinal, Víctor Villén, tras el visto bueno a la obra de Gregorio Marañón, la Asociación expuso la necesidad de intervenir en el espacio comprendido por los dos bloques de Los Alcázares, paseo Manuel Machado y Río Fresnedoso, así como la meseta colindante donde se encuentran los dos quioscos, pues es una zona bastante degradada y que habrá que arreglar con el montante del convenio y si no hubiera dinero suficiente, con presupuesto municipal. Sin embargo, y de ahí viene en parte el cabreo vecinal, todavía se desconoce qué más actuaciones es podrán llevar a cabo con esta última anualidad del convenio con la Junta, porque los técnicos tendrán que valorar la obra de Gregorio Marañón, para después se estudiar qué se realiza con la cantidad sobrante de esta intervención.
Cuestiones pendientes. Además, en el encuentro con las ediles presidente del Distrito (Inés Sandoval) y de Obras (Noelia de la Cruz), la Asociación de Vecinos quería resolver algunas de las cuestiones que quedaban pendientes de esta legislatura, algo que no consiguió. De ahí su enfado. Villén y sus compañeros volvieron a preguntar por la resolución de los problemas pendientes del Plan de Asfaltado de 2017. Explica este que, de hecho, la Asociación tiene una carta escrita a De la Cruz sobre este asunto a la que no ha habido respuesta, como tampoco la han obtenido los partido políticos que han solicitado el acta de aceptación de la obra. Mientras tanto, persisten las carencias de las actuación, dado que existen imbornales tapados por el asfalto, lo que impide su limpieza, o lugares en los que aún no se ha practicado la pintura, ni se ha hecho la puesta en rasante de los distintos elementos. La respuesta recibida en la Comisión fue que «los defectos que haya se solucionarán». De ahí que la Asociación informe de las ubicaciones de todos los arreglos pendientes.
Tampoco hubo respuesta a la primera propuesta del primer Consejo de Participación, sobre los usos agrarios en la Fuente del Moro. Existen, explica Villén, personas con parcelas alquiladas dentro del espacio natural. Estas pasan por caminos, que están desechos. La Asociación pidió el convenio, para saber a qué se han comprometido estas personas, y saber quién tiene paso por los caminos. Pero hasta ahora nadie le ha respondido y en la Comisión de Urbanismo la presidente les comentó que no sabía dónde estaba el convenio. La propuesta vecinal es que Fuente del Moro tengan un mantenimiento, de forma conjunta con la parcela M-1-1.
Además, los vecinos también pidieron explicaciones por el proyecto de carril bici hacia Santa Bárbara, financiado por Europa. Los fondos Edusi hacen constar que es imprescindible la participación vecinal para sacar el proyecto, algo que de momento no se ha producido. En la reunión remitieron a los vecinos al concejal de Urbanismo, Teo García.
Ni tampoco hubo más respuesta que remitir a la edil de Participación, Helena Galán, en torno a las obras de los Presupuestos Participativos del pasado ejercicio, obras como la esperadísima rampa entre Guadarrama y Río Yedra, aunque no son las únicas.