El Villacañas iguala ante el Marchamalo

Área 11
-
El Villacañas iguala ante el Marchamalo en un encuentro con alternativas. - Foto: Yolanda Redondo

2
CD Villacañas
2
CD Marchamalo
Finalizado
El choque terminó en empate entre dos rivales directos por la permanencia

El Villacañas consiguió un 2-2 ante el Marchamalo. El partido comenzó con ligero control visitante ante un Villacañas que quedó sorprendido por el empuje de su adversario. En el minuto 4, Dani Cabanillas obligó a Rodri a trabajar para detener un disparo que iba a gol. Parecía que el Villacañas reaccionaba. Se llegó al minuto 29 cuando Lucas Nitz cayó en el área por parte de Caravaca. El árbitro decretó penalti. Dani Cabanillas disparó por el centro y Rodri lo desvió, pero no pudo impedir que el balón finalmente entrara.
A partir de ahí, el Villacañas fue a buscar el empate. Lo intentó Cabrera de remate, pero salió desviado. Y al rato, Capelo reclamó un penalti en una acción que no pareció merecedora de tan severo castigo. Sin embargo, Beamud llevó la igualada en el marcador en la última jugada. Le dió el premio al acoso visitante. El marcador plasmaba la realidad vista en el campo. Pero los partidos se ganan por las veces que el balón entra en meta, no cuando está a punto de hacerlo.
En el segundo tiempo, los jugadores del Villacañas salieron muy fuertes ante un rival crecido tras el empate justo antes del descanso. El arranque tuvo sus frutos en el 60, cuando Fran Simón realizó un chut que Miguel Pérez desvió, desafortunadamente, a su propia meta. El gol llegó tras unos intentos en los que que los locales pudieron abrir brecha. Primero, en dos jugada puntuales de Ángel Luis que no estuvo preciso para meter el balón en la meta visitante. Y después la tuvo Manzano, pero tampoco tuvo éxito en su resolución. Perdonó en exceso el Villacañas, y el castigo fue que el Marchamalo le igualase el encuentro en el 82. Un centro rematado por bajo de Adolfo batió a Rodri. El delantero resolvió ávilmente la pugna con los dos centrales del Villacañas. La decepción recorrió Las Pirámides. A pesar del poco tiempo que quedaba, el visitante disfrutó de ocasiones como para delantarse y llevarse el partido. Lucas Nitz casi marca el tercero tras un intento de vaselina que obligó a Rordi a intervenir majestuosamente.