Fomento investiga un accidente en el aeródromo de Lillo

J.M.
-

Una aeronave aterrizó el pasado día 11 forzosamente con dos ocupantes dentro después de que se parara el motor en pleno vuelo. Ambos resultaron ilesos en el siniestro

Fomento investiga un accidente en el aeródromo de Lillo - Foto: David Perez Redactor grafico La Tribuna

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac), dependiente del Ministerio de Fomento, ha abierto una investigación para aclarar las circunstancias de un siniestro ocurrido el pasado día 11 en las proximidades del aeródromo de Lillo. Los dos ocupantes de la aeronave resultaron ilesos, pero hubo un aterrizaje forzoso a consecuencia de que se paró el motor durante la maniobra de despegue.
Los detalles publicados por la comisión mencionan que la aeronave despegó hacia las 12 horas por la pista 30 del aeródromo de Lillo con el piloto y un pasajero a bordo con intención de hacer un vuelo local de unos 40 minutos de duración. Una vez alcanzada la altura de seguridad, el piloto viró para el tramo de viento cruzado. Nada más hacerlo se produjo la parada del motor, tal y como menciona la información preliminar, por lo que todavía no se han extraído conclusiones.
En este sentido, la documentación continúa describiendo que el piloto trató de arrancar el motor de nuevo, pero al no conseguirlo y ver que no podía alcanzar la pista del aeródromo de Lillo, decidió aterrizar fuera de campo. De esta manera, localizó una tierra de labor que le pareció apropiada y se dirigió hacia ella, con la aeronave hacia el viento.
«El piloto aseguró la aeronave cortando magnetos, combustible y máster, y tanto él como el pasajero se ajustaron los cinturones», menciona el informe del órgano dependiente del Ministerio de Fomento, cuyo fin se limita a publicar informes técnicos con recomendaciones que seguir a tenor de las circunstancias del accidente. Por lo tanto, no tiene ninguna intención inculpatoria ni fin judicial.
evitó caer en una zanja. El contacto con el terreno fue suave, y a continuación, la aeronave comenzó a rodar. Unos 200 metros después, y con poca velocidad, el piloto actuó suavemente sobre el freno para evitar caer en una zanja que había en el borde de la parcela. Al actuar de esta manera, la cola de la aeronave comenzó a elevarse. El morro se clavó en el terreno, y la aeronave volcó quedando detenida en posición invertida.
Los dos ocupantes resultaron ilesos y pudieron abandonar la aeronave por sus propios medios, tal y como apunta la Ciaiac. La aeronave tuvo daños importantes que afectaron fundamentalmente al morro y al empenaje (cola) vertical.
Se trata de la tercera investigación de la Ciaiac por accidentes ocurridos en la provincia durante este año 2019. El primero sucedió el pasado 20 de enero en el aeródromo de Camarenilla con el piloto y el pasajero ilesos. El segundo está fechado el pasado 30 de abril en el aeródromo de Casarrubios del Monte, cuando los dos ocupantes salieron ilesos tras un accidente en el que el tren de aterrizaje y la parte frontal e inferior resultaran dañados.
Los resultados de la investigación se plasman en un informe que contiene la información factual en relación con el accidente o incidente, un análisis de la misma, unas conclusiones y unas recomendaciones en materia de seguridad. Estas recomendaciones constituyen el medio que se considera más adecuado para proponer medidas que permitan aumentar la seguridad aérea.
La Ciaiac cuenta con personal y medios propios adecuados para el desarrollo de su actividad, así como con la colaboración puntual de organismos y especialistas externos.