Performance y silencio contra el Congreso nacional del Toro

L.G.E.
-

Con una performance y un minuto de silencio por las 15 reses que se soltarán, 'La Sagra Antitaurina' ha llevado su protesta a Yuncos. Querían hacerlo el mismo fin de semana del Congreso, pero no les han dado permiso por seguridad

Delante del Ayuntamiento de Yuncos hay carteles que proclaman la Declaración de Interés Turístico Regional de su toro de cuerda. Esta mañana a las 11:30 delante del Ayuntamiento lo que había también era una performance de un grupo de manifestantes antitaurinos. Uno de ellos, vestido de negro, hacía de toro y gritaba de dolor y pidiendo que parasen a quienes le estaban amarrando con una cuerda y que le doblegaban a voces de:‘¡España! ¡Tradición! ¡Fiesta! ¡Hombría!’.
La performance se hizo después de leer un manifiesto y antes de hacer un minuto de silencio por los 15 toros que se soltarán el fin de semana que viene en el Congreso Nacional de Toro de Cuerda, para el que está prevista la asistencia de 50.000 aficionados de15 municipios en los que celebran de este tipo de festejos. Desde la organización La Sagra Antitaurina, tenían previsto protestar contra este congreso durante el mismo fin de semana en que se va a celebrar, pero no les han permitido hacerlo por razones de seguridad.
«Habíamso solicitado este permiso para la semana que viene, pero la Policía Local expone que es peligroso para nosotros», señala Katiuska La Huerta, «¡están diciendo que ellos son un salvajes y unos violentos, que es peligroso para nosotros!». En la protesta había una treintena de personas y participantes de organizaciones de Aranjuez y Fuenlabrada, pero Katiuska comenta a La Tribuna que hay muchos vecinos de Yuncos que les dicen que tienen miedo a ponerse del lado de los antitaurinos.  «Nos tienen amenazados en las redes sociales, tengo pantallazos de todas las amenazas de gente de este pueblo», expone, «no querían ni que viniéramos hoy aquí».

Protestan contra el congreso nacional de toro en Yuncos
Protestan contra el congreso nacional de toro en Yuncos - Foto: Yolanda Redondo
La propia Katiuska La Huerta, mientras leía el manifiesto, tuvo que aguantar que un vecino desde su coche gritara ‘¡Tarados!’ al pasar por delante de la protesta. Y cuando dijo con el micrófono que un toro en un encierro podía perder 30 kilos, otro de los vecinos, que escuchaban desde la acera de enfrente apostilló:‘¡Qué exagerada!’
Cayetano Ros, también de La Sagra Antitaurina, señala que «mucha gente tiene la percepción de que el toro no sufre, que no le pasa nada porque le ponen una cuerda y le llevan por las calles», pero avisa de que eso «es totalmente falso».   Comenta que sufre desde el momento en el que le sacan del campo y «de repente le secuestran, lo llevan en un camión donde no peude apenas moverse». Añade que muchas veces no le dan de comer ni beber y que por eso a veces si llueve se paran a beber a pesar del «estrés». También apunta al proceso de «inmovilización» para ponerle la cuerda y que «le va haciendo un daño atroz, se va metiendo en la carne de la cabeza», explica, «cuando más tiran, más daño le hace».
Katiuska La Huerta añade las heridas que se hacen en las pezuñas, no preparadas para el asfalto. «En la legislación dice que tienen que ser resinadas para que no sufran, pero los que vemos en las calles no las tienen resinadas y se ven rastros de sangre por el suelo, que los mismos empleados municipales intentan cubrir», dijo, «esto pasa en Yuncos». También dijo tener vídeos de encierros en este municipio sagreño en el que un toro ha acabado estampándose contra una papelera. Y recuerda que al finalizar el encierro, se mata a esos toros. «No vuelven», apostilla.
Protestan contra el congreso nacional de toro en Yuncos
Protestan contra el congreso nacional de toro en Yuncos - Foto: Yolanda Redondo
Tanto Cayetano como Katiuska muestran además su preocupación por la proliferación en La Sagra de las bueyadas infantiles. «Es el adoctrinamiento del lobby taurino a los niños», avisa Ros. «Ni siquiera los taurinos nos dejan grabarlas», deja caer La Huerta.