Las mujeres ocupan el 15,6% de la Policía Nacional en Toledo

M.G
-

En la capital trabajan 23 mujeres policías de los 233 efectivos que dispone la jefatura. Toledo supera la media nacional, situada en un 14,4%, pero cae al 9% cuando se incluye la comisaría de Talavera

Las mujeres ocupan el 15,6% de la Policía Nacional en Toledo - Foto: Yolanda Lancha

Los datos siguen siendo pobres, pero van avanzando. Las mujeres tardaron tiempo en poder acceder a la Policía Nacional, pero las estadísticas van subiendo aunque todavía no hayan alcanzando grandes porcentajes en altos cargos. Sin ir más lejos, en la plantilla de Toledo las mujeres ocupan el 15,6% de la Jefatura Superior, es decir, hay 23 mujeres policías en unas dependencias en las que trabajan unos 230 efectivos.
En este caso, Toledo supera la media nacional de mujeres policías, situada en un 14,40%, pero el porcentaje cae significativamente, al 9% contando con la Policía Nacional de Talavera de la Reina porque en esta ciudad hay muy pocas agentes.
Las cifras llaman la atención todavía en el ámbito nacional, con un total de 44.517 policías, de los cuales  únicamente hay 6.525 mujeres en activo. Además, el número va cayendo según se asciende en la escala. Por ejemplo, en la superior únicamente ejercen como comisarias principales, el cargo más alto, siete mujeres en todo el país frente a 106 cargos ocupados por hombres. Algo similar sucede en el cargo inmediato inferior, puesto que de los 305 puestos habilitados, las mujeres sólo ocupan 28.
«En este cuerpo la mujer lleva cuarenta años y los hombres cien, así que vamos llegando arriba poco a poco porque se necesitan años para ir ascendiendo», explica Lucía Alfaro, inspectora y responsable del punto de contacto de la Oficina Nacional de Igualdad de Género (ONIG) en la Jefatura Superior de Policía de Castilla-La Mancha.
Alfaro resalta como logro el hecho de que la Policía Nacional cuente ya con dos subinspectoras de división en el país y echa la vista atrás y asegura «que las cosas han cambiado mucho dentro de la Policía», con lo que en estos momentos «ya es impensable que ocurran conflictos sobre igualdad como los de antes».
Aun así, esta inspectora vigila de cerca y lleva este recurso que se puso en marcha hace un año a través de la Oficina Nacional para la Igualdad de Género y sirve, entre otras cosas, para aclarar dudas sobre conciliación, denunciar situaciones de discriminación y cualquier problemática relacionada con la igualdad real y efectiva, sin olvidar también la promoción de campañas de sensibilización, la formación y la recogida de propuestas de la plantilla de la mejora de la igualdad.
De momento el punto de contacto de la región, centralizado en Toledo, no tiene demasiado trabajo, aunque sí recibe consultas puntuales de policías con dudas de permisos o de conciliación, pero no ha tenido que intervenir en casos de discriminación laboral ni de acoso «como sí está ocurriendo en Madrid».
Por otro lado, Alfaro considera que el recurso todavía está en periodo de rodaje porque es muy nuevo y quizá buena parte de la plantilla no sepa cómo utilizarlo. Si bien, en este corto periodo ya se ha dado un fuerte impulso «al lenguaje inclusivo» gracias a  la publicación de una nueva guía del lenguaje no sexista y distintos cursos, jornadas y seminarios de formación que han beneficiado ya a 1.600 agentes en España. Si bien, el objetivo es quintuplicar la cifra a lo largo de este año.
ejemplo. En la Jefatura Superior de Policía de Toledo se están renovando los carteles de cargos y de servicios. «Ahí se está haciendo mucha fuerza», comenta la inspectora, satisfecha con los cambios para que haya inspector jefe e inspectora jefa y el área pase a llamarse jefatura, entre otras denominaciones. Queda trabajo por delante, pero el punto de contacto de la ONIG seguirá trabajando por la igualdad real entre hombres y mujeres en los próximos años.