Una devoción con siglos de historia

Lola Morán Fdez.
-
Una devoción con siglos de historia - Foto: Manu_Reino

El escritor e historiador Ángel Ballesteros ha presentado su trabajo, 'Cronología de la Virgen del Prado', donde recoge documentos del templo y la Virgen desde el siglo XIII hasta el XX

El escritor e historiador Ángel Ballesteros ha presentado su nueva obra, una ‘Cronología de la Virgen del Prado’ que, a través de dos tomos, recoge las noticias y documentos con el templo y la Patrona de la ciudad como protagonistas desde el siglo XIII hasta el siglo XX.
En el primero de ellos reúne la información comprendida entre los siglos XIII y XIX. Comienza además con dos artículos del que fuera rector del templo, el ya fallecido Manuel Saiz-Pardo Moreno, dado que el libro parte de una conversación entre ambos. «Al empezar a tirar del hilo, salían tantos documentos que se alargaba en el tiempo», explica a La Tribuna ballesteros, quien precisa que Saiz-Pardo redactó los dos primeros capítulos, que se han mantenido en la reacción final. Son alusivos a la Coronación de la Virgen del Prado y la devoción de Talavera a su Patrona.
El segundo de los tomos está dedicado al siglo XX así como incorpora un catálogo de los documentos que están recogidos en el archivo de la Basílica del Prado. Culmina con un repaso gráfico  a color de las estampas recordatorios de la Virgen, desde las estampitas devocionarios que se entregaban en el pasado, comenzando desde las datadas en 1893 hasta las que se editaban con motivo de la novena, en este caso hasta 1999.
Más de cinco años han pasado hasta que ha visto la luz esta completa obra con un laborioso proceso de documentación en el que se han consultado periódicos y documentos municipales. De hecho, al ser el templo de propiedad municipal, en el archivo del Ayuntamiento de Talavera existe un apartado específico para la ermita. A toda esta documentación se ha sumado toda aquella en la que se mencionaba, como en los Plenos que, en el pasado, abordaban ya en abril la preparación de la fiesta de la Virgen del Prado de septiembre.
Otra fuente importante ha sido el archivo propio de la Basílica, que reúne tanto documentos recopilados por Enrique García como las actas de la Hermandad de la Virgen del Prado.
Ballesteros parte de documentos escritos para abordar la historia de la ermita y de la Virgen, con escritos que se remontan al año 1210, en concreto «cuando el arzobispo de Toledo Jiménez de Rada viene a Talavera buscando soldados para la batalla de las Navas y el cabildo le saca que la iglesia principal pase a Colegial y que construya una ermita más grande y que él venga a bendecirla».
En este recorrido cronológico hasta el año 2000, el autor ha comprobado que en el siglo XIII los documentos se centran ante todo en «dar importancia al templo»; en el siglo XIV destaca «el culto a la Virgen del Prado»; en el siglo XV «se ve cómo adquiere una importancia civil y religiosa»; en el siglo XVI queda recogido cómo la ermita  va desplazando en ciertos aspectos a La Colegial; en el siglo XVII los escritos abordan ante todo la construcción de la actual ermita; el siglo XVIII es uno de los más curiosos por contar con abundante documentación sobre el modo de celebrar las fiestas de la Virgen. En este siglo, explica Ballesteros, todos los meses de abril llevaban a la Virgen hasta La Colegial, donde permanecía hasta agosto, y al volver al Prado, lo hacían con una procesión carnavalesca, donde cada gremio competía para ver quién hacía la carroza más bonita. 
En el siglo XIX los documentos hacen alusión a la invasión francesa, la reconstrucción de la ermita y la realización del retablo actual, así como la restauración en 1888 de la talla de la Virgen.
Y ya en el siglo XX lo más característico es el momento en el que fue nombrada Alcaldesa de Honor de Talavera. Es también en este siglo cuando se restaura la imagen y se dota ya a la Virgen de la cara que luce en la actualidad, en concreto en 1943 de la mano de Ruiz de Luna.
Ballesteros recoge todas las curiosidades relativas a cada uno de estos momentos de la historia del templo y de la imagen de la Patrona. «Lo curioso es, que de una Virgen tan pequeñita, cómo se va metiendo en la ciudad y llega a ser el ciclo de todo, va creciendo y llega a ocupar todo en la vida de los talaveranos», destaca Ballesteros tras este arduo trabajo de documentación.
«He escrito este libro para curiosos, porque hay muchas curiosidades; para historiadores; para talaveranos, para que conozcan la grandeza de su Virgen; y para los devotos», explica el autor. Además, aconseja a los talaveranos a comenzar su lectura «al revés», por el siglo XX y hacia atrás, «porque en el siglo XXvan a encontrar personas y hechos que han conocido» bien ellos o por sus padres. 
El libro ha sido publicado por el Ayuntamiento de Talavera en la Colección Padre Juan de Mariana, donde supone el número 41, y ya está a la venta en las librerías de la ciudad.