Toledo tendrá un circuito de motocross con dos pistas y parking en el Polígono

i. g. villota | TOLEDO
-
El circuito está previsto en una finca privada propiedad del promotor, en el sector PP-19 del POM. / - Foto: David Pérez

La longitud del trazado principal será de 1,6 kilómetros y la del amateur de 800 metros. El acceso a las instalaciones se realizará desde un camino al que se llega por Vía Tarpeya

Como una nueva alternativa de ocio en la ciudad de Toledo. El propietario de una finca ubicada en el paraje denominado ‘Calabazas Altas’ (PP-19 Sector Ramabujas) en el barrio de Santa María de Benquerencia ha presentado un proyecto para promover un circuito de motocross con dos pistas y zona de aparcamiento. Ha presentado la documentación a las distintas administraciones y calienta motores a la espera del visto bueno final.
Según consta en el proyecto, la longitud del trazado principal será de 1,6 kilómetros mientras que el amateur medirá 800 metros. El acceso a las instalaciones se realizará desde un camino público al que se llega por Vía Tarpeya, al final del Polígono Industrial.
El proyecto ocupa una superficie de 11 hectáreas, de suelo calificado como urbanizable con la aprobación del POM, en un recinto de 22, cuyo propietario quiere explotar con la organización de eventos en horario diurno los fines de semana y festivos como norma general, aunque dejando la puerta abierta a ampliar la actividad de lunes a viernes «bajo petición previa y autorización del promotor».
Una zona arbolada separará las dos espacios destinados a la práctica deportiva. El parking estará sin pavimentar a la entrada del recinto y las instalaciones también cuentan con un pozo para el abastecimiento de agua y una caseta de 30 metros cuadrados, en la que no está previsto realizar ninguna obra inicialmente.
El promotor, Juan José Hernández Rubio, defiende la elección del espacio al tratarse de «un terreno propio y privado, con infraestructuras y cerramiento, así como por la topografía de las parcelas y la ausencia de uso de las mismas». También argumenta «la lejanía con respecto a la población y las zonas con alto valor ecológico, y la comodidad de acceso a las instalaciones, lo que facilita tanto la evacuación como el rápido acceso a las instalaciones en el caso de que fuera necesario».
Asimismo, subraya la inexistencia de un circuito de estas características en el municipio de Toledo y sus alrededores, dado que los más cercanos están en Recas y Talavera de la Reina.
Todos estos datos aparecen en la reciente resolución de la Dirección General de Calidad e Impacto Ambiental de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha sobre la evaluación del impacto del circuito.
En ella, se insta al promotor a plantar árboles de crecimiento rápido en los laterales del recinto con el objetivo de dar sombra a los espectadores, así como a realizar una pantalla perimetral también con plantaciones para disminuir el ruido derivado de la actividad.
La Dirección General concluye en su informe que no ve necesario someter el proyecto a un procedimiento reglado de Evaluación de Impacto Ambiental.
La Confederación Hidrográfica del Tajo y el Servicio de Patrimonio Cultural de la Junta también hicieron algunas consideraciones. Asimismo, pide al promotor que presente una documentación adicional al Ayuntamiento de Toledo.