La Policía advierte sobre el peligro del botellón sobre la muralla de Alcántara

latribunadetoledo.es
-

Una treintena de jóvenes bebe cada fin de semana sobre el lienzo, a una altura de diez metros, en un lugar muy oculto, en el que en ocasiones no hay barandilla de protección y la iluminación nocturna es escasa o nula

La Policía advierte sobre el peligro del botellón sobre la muralla de Alcántara - Foto: Víctor Ballesteros

J. Monroy | TOLEDO
jmonroy@diariolatribuna.com

La Policía Local advierte en un informe al Ayuntamiento del peligro que se da cada fin de semana con la práctica de botellón sobre las murallas situadas junto al puente de Alcántara, y propone que se cierren las escaleras de acceso. Así se lo explicó durante la última Junta de Distrito Centro a los vecinos el edil de Gestión de los Servicios, Gabriel González. En estos momentos, los técnicos municipales están estudiando la conveniencia de cerrar las escaleras de entrada a las murallas durante el fin de semana, como sugiere la Policía. El problema es que el lugar pertenece al Ministerio de Cultura, y el Ayuntamiento no podría hacer ninguna actuación sin su visto bueno.
El informe policial pone en conocimiento del equipo de Gobierno que de forma reiterada se está desarrollando botellón en los torreones de la muralla situados en las escaleras del paseo del Carmen, junto al puente de Alcántara. Especialmente se produce durante los fines de semana a última hora de la tarde y primera de la noche. Según han podido observar los agentes, desde hace meses se vienen reuniendo allí varios jóvenes para hacer botellón, en gran parte, menores de edad.
Como se encuentra dentro del Casco Histórico, el botellón está prohibido expresamente en toda esta zona. Precisamente por esa razón, para escapar del seguimiento realizado por la Policía, los jóvenes se reúnen en esta zona de torreones más escondida, en lo alto de la muralla, y no en el paseo del Carmen, porque si no se va expresamente al lugar a pie no se les ve. El problema que detecta la Policía es que con la zona sin iluminar, y los jóvenes afectados por el alcohol, se hace peligroso andar sobre las murallas, desde las que hay una caída de diez metros de altura. La zona en la que se sitúan es muy estrecha, con unos pequeños muros lateral de apenas sesenta centímetros de altura, si bien hay zonas de la muralla que ni siquiera tienen esa pequeña protección lateral.

Vigilancia. Desde hace varias semanas, patrullas de la Policía Local se están personando en el lugar con la finalidad de impedir el consumo de alcohol en la zona, y desalojarlo para prevenir accidentes.  Sin embargo, han detectado que esto resulta todavía más peligroso, dado que los numerosos jóvenes que allí se acumulan (a veces más de treinta) empiezan a correr para tratar de escapar a toda prisa al detectar la presencia policial. No quieren ser denunciados  por consumo de alcohol o ser identificados como menores. Pero eso hace que aumente el peligro y  que alguno pierda el equilibrio y se precipite al vacío.

verja metálica. En consecuencia, y para evitar que ocurra alguna desgracia entre los jóvenes, la Policía Local quiere atajar el problema de raíz. Por eso propone como medida disuasoria instalar una verja metálica, acorde con el entorno monumental, con una puerta que en caso de necesidad permita el acceso. Su idea es instalar esta verja en la entrada a las murallas desde las escaleras del Carmen.
La Policía entiende que el cerramiento se podría incluir dentro del inminente proyecto de recuperación de la zona verde del paseo del Carmen.