Así se pillan las estafas con las matemáticas

L.G.E.
-
A García Cremades se le puede seguir en Radio 5 con su programa 'Raíz de 5' - Foto: Víctor Ballesteros

El matemático y divulgador Santi García Cremades ha inaugurado esta tarde la segunda edición de 'Maridajes cuánticos', desvelando que los números del día a día de todo el mundo se rigen por la Ley de Berford o que el DNI sigue la proporción áurea

Ver a Santi García Cremades en acción es como ver a un monologuista cómico, pero que habla de las matemáticas. Y es que él mismo defiende su teoría de que la distancia más corta entre el que quiere enseñar y el que quiere aprender es la risa. «En el mundo hay pocas verdades absolutas, está lo que dicen las matemáticas y lo que dice Mariló Montero», proclamó en la charla que ha dado esta tarde en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, en la segunda edición de los ‘Maridajes cuánticos’ que organiza Ciencia a la Carta con el apoyo de la Fundación Soliss.
Aprovechó para contar que las matemáticas sirven para detectar estafas. Explicó que los inspectores de Hacienda y la Policía conocen perfectamente la Ley de Berford, un patrón que rige los números del día a día de cualquier persona, desde un vecino de Azucaica hasta Donald Trump.
Si cada persona anotara en una lista los números que van formando su día a día, desde el salario a la factura de la luz, saldrá que un 30% de los mismos empieza por 1, luego baja a un 17% los que empiezan por 2 y así va descendiendo hasta llegar a los que empiezan por 9, que son los más raros. Si para hacer una estafa se ponen números aleatoriamente es fácil que esos números no cumplan la Ley de Berford y ahí la Policía tendrá motivos para sospechar que algo pasa. García Cremades dice que no hay un porqué para esa tendencia y que puede ser debido a las medidas monetarias, de tiempo, longitud, etc...
También en el día a día está la proporción áurea, pues no solo hay que buscarla en La Gioconda o en el Hombre de Vitrubio, sino que también está en el DNI. «¿Pero es la proporción más bonita, según qué?», se preguntó, «No hay ningún estudio que diga eso, pero es verdad que ofrece belleza en sí».
Una taza y un donuts son lo mismo. La topología también son matemáticas y llevan a decir que una taza y un donuts son lo mismo. En sí, son topológicamente lo mismo. Para corroborarlo García Cremades invita a imaginar la taza de plastilina y cómo se podría ir modelando, a partir del agujero del asa hasta convertirse en el agujero central del donuts. Pero él prefiere explicar la topología enseñando dos fotos de Belén Esteban de antes y de ahora. Aunque son palpables las diferencias, son topológicamente la misma.