Los bomberos se plantan por las pérdidas en sus salarios

J.M.
-

Los 30 cabos del Consorcio han empezado las movilizaciones para reclamar un cuadrante ajustado a sus condiciones laborales. «El descuadre es por falta de previsión», lamentan

Los bomberos se plantan por las retenciones en sus salarios

Los 30 cabos del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios y Salvamento (Cpeis) se sienten discriminados en sus condiciones laborales y en consecuencia económicas, por lo que han decidido no realizar ningún tipo de horas extra o de refuerzo salvo prolongación del servicio por intervención. Junto con ello, la baja de dos de ellos ayer implicó que dos de los parques de la red, el de Toledo y el de Belvís de la Jara, atendieran los servicios con la ausencia de estos cargos, tal y como detalló a este diario el representante de la junta de personal del sindicato CGT, César Blanco.
Blanco se quejaba de que las funciones de los cabos fueron asumidas ayer por bomberos sin una formación específica para asumir esa organización de la dotación en las salidas de emergencias, teniendo en cuenta que toman «decisiones transcendentes».
Los bomberos han decidido colocar pancartas para reflejar las quejas del colectivo, con una alusión directa como responsable al gerente del consorcio, Ángel Galán, y como consentidor, al presidente del Consorcio, Tomás Villarrubia. ‘Gerente, ladrón. Presidente, solución’ y ‘Nos roba el gerente, y Villarrubia consiente’ figuraban como lemas en los dos mensajes colocados hasta el momento, en los parques de Belvís de la Jara y anta Olalla, que evidencian el malestar por no disponer de «un cuadrante de trabajo» exacto.
Blanco detalla que el gerente del Consorcio decidió asignar seis cabos a los cinco turnos de guardia de cada parque de bomberos provincial, por lo que ha dificultado la manera de cuadrar las horas de trabajo, al contrario que los mandos y los bomberos rasos que tienen un sistema equilibrado. De esta manera, los cabos han visto reducidas las nóminas porque, supuestamente, no cumplen el régimen mínimo de horas establecido de 62 guardias de 24 horas al año y nueve horas. «Es un verdadero lío el que ha formado este hombre», apunta el representante de la junta de personal del sindicato CGT en referencia a Galán. De esta manera, el Consorcio retiene pagos porque supuestamente no cumplen con el horario.
La modificación de los cuadrantes por las vacaciones propicia este desbarajuste de las guardias de los cabos, tal y como apostilla Blanco, que atribuye el desorden a «falta de previsión». Los bomberos han propuesto que dos cabos entren en un mismo turno para corregir el desequilibrio, pero no han recibido el visto bueno del Consorcio.
«Es un acuerdo unilateral, y debería negociar con los sindicatos», subraya Blanco sobre el Consorcio, dividido ahora mismo entre los parques de Toledo, Belvís de la Jara, Santa Olalla, Villacañas e Illescas.
Los cabos se quejan de falta de horas de formación y maniobras para el cumplimiento de su trabajo, y también de que no disponen de un protocolo de intervención. Además, lamentan que no reciben instrucciones específicas sobre cómo usar determinado material.
Los bomberos tienen concertada hoy una mesa técnica, pero no incluye ninguna de sus demandas en el orden del día.