El gafe dramático de los feriantes

J.M.
-

La riada de Mora afectó principalmente a los feriantes, quienes califican de ruinosos los efectos. Hace un año, la lluvia arrasó la feria de Cebolla y hace unos días la de Borox

El gafe dramático de los feriantes - Foto: Yolanda Lancha

El Ayuntamiento de Mora celebró el 14 por la noche el pregón de las fiestas en honor del Santísimo Cristo de la Veracruz, y menos de 24 horas después, los feriantes se vieron desbordados por la riada. «Me ha traído la ruina», afirma el extremeño Luis Alberto mientras mira su atracción, un hinchable embarrado de cabo a rabo. «Es casi inservible», afirma un año después de que comprara este entretenimiento que costó 10.000 euros. Le queda otro para ganarse el pan, menguado por el fenómeno de la ‘Gota fría’ que le ha dejado cariacontecido en su primera visita a las ferias de Mora.
El Ayuntamiento de Mora tendrá un gesto simbólico con los feriantes y reducirá los gastos de la instalación a los feriantes que decidan abandonar la localidad por los efectos de la riada y los que prefieran continuar adelante, puesto que la Corporación municipal ha decidido seguir adelante con las fiestas, con el cambio de la procesión al próximo día 21 y el del espectáculo flamenco anunciado también para el pasado domingo.
Los trabajadores de la atracción de los coches de choque se esmeraban para devolver la limpieza al recinto y confiaban en que el trabajo sirva para que los aparatos funcionen con normalidad. Aún no habían hecho la prueba. Al lado, un joven comprobaba que habrá que reparar unas máquinas inutilizadas porque el cajetín de las monedas se había roto con la riada.
Juan Carlos regenta el puesto ‘El mesón moracho’ ha contado varias cámaras frigoríficas  dañadas con el temporal, pero confiaba en abrir el puesto totalmente recogido durante el día. «Ya nos ocurrió hace 40 años en Santa Cruz del Retamar», recuerda este hombre que ya por la madrugada del domingo al lunes se puso a limpiar esta atracción que viaja ya poco al cabo del año. Precisamente, Mora, su localidad, era el último destino de la temporada.
berenjenas de almagro. Una feria incluye habitualmente un puesto de berenjenas de Almagro. La de Mora tiene la de José David, un vecino de esta localidad ciudadrealeña que calcula una pérdida de unos 200 kilos de aceitunas. «Hemos perdido tiempo y dinero», lamenta a pesar de que su reacción inmediata en medio del temporal salvó buena parte de la mercancía porque guardó el producto bajo una carpa, donde la fiesta continuaba ayer con clásicos musicales de las fiestas españolas como ‘Corazón salvaje’ de Marcela Morelo. Hace ocho años, en Urda, vivió una situación similar y se anticipó a la dramática riada.
Las pérdidas para los feriantes de Mora se unen a las recientes ocurridas en Borox, donde a finales de agosto una riada similar se llevó por delante buena parte de los puestos en el primer día de la celebración de las fiestas en honor de San Agustín. Un año antes, el 8 de septiembre de 2018, sucedió lo mismo en el arranque de la festividad de la Virgen de la Antigua de Cebolla, cuando desfilaron calle abajo muchas de las atracciones.
De esta manera, los feriantes se enfrentaron de nuevo al gafe de la ‘Gota fría’.