La Junta aumentará un 26% las inspecciones en residencias

S.L.H
-

El Gobierno regional ha aprobado un plan específico de inspección en residencias de mayores, ya sean públicas o privadas, para velar con la seguridad y la calidad de vida tanto de los ancianos como de los trabajadores.

La Junta aumentará un 26% las inspecciones en residencias

El Gobierno de Castilla-La Mancha seguira trabajando con "responsabilidad para sacar adelante a los mayores" que viven en residencias, tanto públicas como privadas. Para ello ha elaborado un plan de inspección específico, que se va a desarrollar durante el Estado de Alarma, dirigido a "velar por la salud de los mayores que viven en residencias y proteger también a los centros residenciales", explicó la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez. Se trata de verificar cómo están en este momento las residencias públicas y privadas de Castilla-La Mancha, la organización de estos centros, su estructura y la relación que mantienen con los familiares. 

Por ello, se llevarán a cabo un 26 por ciento más de inspecciones que las llevadas a cabo en el mismo periodo de 2019. 

Hace un año se desarrollaron un total de 1189 inspecciones en alguna de las 379 residencias de mayores de la región, 155 viviendas de mayores, 131 recursos para personas con discapacidad o 72 recursos residenciales de menores. De estas 1.189 inspecciones, 895 fueron en residencias de mayores; 169 fueron en Albacete, 250 en Ciudad Real, 99 en Cuenca, 86 en Guadalajara, y 291 en Toledo.

Sánchez detalló que la primera fase consistirá en auditar las residencias al objeto de mejorar el modelo, tal y como anunció hace unos días el presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page. Un total de 50 inspectores trabajarán en esta primera fase, cuatro en las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara y cinco en la de Toledo. 

También velará por el cumplimiento del ejercicio de los derechos y deberes de las personas usuarias establecidos en la normativa vigente, teniendo en cuenta la normativa dictada con motivo del estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria, y registrará si han existido en el Centro situaciones de COVID-19, traslados por este motivo además de la organización y distribución de los espacios del centro.

De esta forma, finalmente se supervisará la disponibilidad y cumplimiento de planes de actuación para, en su caso, asesorar a los centros sobre las actuaciones a realizar a fin de mejorar el bienestar de los usuarios y el cumplimiento de la formación e información de los procedimientos Covid-19.

 

DESINFECCIONES EN CENTROS RESIDENCIALES.

Por otro lado, Aurelia Sánchez puso en valor el trabajo que se ha llevado a cabo desde la Consejería de Desarrollo Sostenible -a través de la empresa pública Geacam- para la desinfección de los centros residenciales con 1.373 servicios de desinfección a día de hoy. De éstos, 798 han sido en centros de mayores desde que se puso en marcha el dispositivo especial el pasado 20 de marzo.

 

NO CIERRA LA PUERTA DE REVISAR EL MODELO RESIDENCIAL.

Respecto a si es necesario revisar el modelo residencial de la región tras esta pandemia, la consejera de Bienestar Social no cerró esa puerta, pero sí dejó claro que, en general, el trabajo que se está realizando en ellas "está siendo profesional y responsable" y "si en algún centro ha podido haber mala praxis, tendrán que responder de las consecuencias", dijo.