La muerte de Julen desata los avisos locales para tapar pozo

J.M.
-
La presencia de pozos está levantando ahora más preocupación. - Foto: La Tribuna

La alcaldesa de Camuñas subraya que, por primera vez, el bando ha surtido efecto, y los propietarios están cerrando los pozos.

Los sucesos conmocionan periódicamente a la sociedad española. Y hay algunos cuyo carácter extraordinario golpea más profundamente a la gente. La caída de Julen a principios de año a un pozo ilegal en el pueblo malagueño de Totalán angustió a todo el país durante dos semanas por la incertidumbre de la salud del menor de dos años, encerrado a más de 70 metros. La heroicidad del rescate multiplicó el efecto de la confirmación del fallecimiento del niño. Tanto, que los ayuntamientos han lanzado advertencias a los vecinos para que tapen todo agujero y evitar así desenlaces de este tipo. Las alcaldesas de Villanueva de Alcardete, Turleque y Camuñas, por ejemplo, han recordado la obligación de los cerramientos.
Camuñas instó a los propietarios al vallado o sellado de los pozos para evitar cualquier accidente de personas o animales y mencionó que la responsabilidad recae en los dueños de los terrenos. El comunicado del pasado 29 de enero apela también a la colaboración de los vecinos para alertar de las captaciones que no tengan medidas de seguridad a la Concejalía de Agricultura o a los agentes medioambientales de la Junta de Comunidades. «Cada dos años lanzamos un bando así y ha sido el que más repercusión ha tenido. La gente está tapando los pozos, con alambreras o vallándolos», explica la alcaldesa, María del Carmen Cano, quien atribuye al caso de Julen la respuesta de los vecinos. Y apostilla a continuación: «Nunca pasa nada hasta que pasa. Sí entraña un riesgo».
La alcaldesa de Villanueva de Alcardete, Dolores Verdúguez, recuerda a Julen y considera que, en su memoria, «lo mejor que podemos hacer es trabajar para que no vuelva a suceder». Por ello, recalca que el propietario debe sellar el pozo. «Ante los hechos acontecidos en Málaga, rogamos a quienes en su propiedad tenga algún tipo de aljibe, pozo o similar tome las medidas oportunas de precintado o vallado para que no tengamos que lamentar desgracias similares», decía el recordatorio del Ayuntamiento publicado el pasado día 26 de enero.
El Ayuntamiento de Turleque reaccionó también al fallecimiento de Julen y publicó un bando en el que apelaba a los propietarios de pozos, especialmente los semienterrados o abandonados, a adoptar las medidas oportunas precautorias para evitar sucesos como el ocurrido en el término malagueño de Totalán.