El nuevo cuartel agrupará Tráfico y eliminará el parking

F. J. Rodríguez
-
El nuevo cuartel agrupará Tráfico y eliminará el parking - Foto: David Pérez

Por cuestiones de seguridad, el cuartel supondrá la clausura del aparcamiento gratuito de Mas del Ribero. La agrupación está instalada junto a la rotonda del Salto del Caballo y pasaría a integrarse en la nueva Comandancia

Toledo tendrá un nuevo cuartel de la Guardia Civil en un plazo máximo de siete años. El proyecto está atado, cuenta con consignación económica por parte del Ministerio del Interior y existe un acuerdo para la cesión del suelo necesario para su construcción.
Fue necesaria una negociación a tres bandas entre el Ayuntamiento y los ministerios de Defensa e Interior para desbloquear el asunto y dar solución a una de las demandas históricas de la ciudad. La consigna era clara: la Guardia Civil de Toledo necesitaba unas instalaciones dignas, acordes a los tiempos, y no una casa-cuartel de hace 50 años.
Existe un borrador del acuerdo que debe ser rubricado, pero nada pone en peligro la ejecución de unas obras que se realizarán con fondos propios del Ministerio del Interior que no dependen de los Presupuestos Generales del Estado de este año, comprometidos con la inminente cita electoral.
La zona elegida para levantar la nueva casa-cuartel es una parcela de los terrenos de la antigua Fábrica de Armas que existen en la avenida Mas del Ribero, en paralelo al yacimiento de Vega Baja.
Ese suelo fue cedido por el Invied (Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa) al Ayuntamiento de Toledo en 2011. Ese acuerdo incluía una superficie de más de 12 hectáreas de la antigua Fábrica y permitía destinar ese suelo para uso terciario, zonas verdes y equipamientos. El Invied, como contraprestación, recibió una parcela de 36.795 m2 de uso terciario.
Ahora hay otro acuerdo. Los implicados son el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior. El Consistorio cederá los terrenos que en su día recibió del Invied y a cambio recibirá la parcela donde se ubica la actual Comandancia. La permuta le permitirá levantar allí viviendas, ya que el uso de la misma es residencial, pero desde el Ayuntamiento aseguran que no tienen decidido qué hacer aún con el suelo.
El traslado de la actual casa-cuartel a la cercana avenida de Mas del Ribero conllevará además el traslado a esas nuevas instalaciones del actual Destacamento de Tráfico. La agrupación encargada de las carreteras de la provincia se trasladó en 2010 a un edificio junto a la rotonda del Salto del Caballo. Esa construcción ha estado envuelta en la polémica en los últimos años, toda vez que se denunció que existía amianto en sus tejados.
Desde hace un año se han realizado trabajos de reforma en las instalaciones del destacamento, retirándose el amianto y ampliando una de las zonas con un recubrimiento que simula el hierro forjado. Esas instalaciones cuentan con una superficie de 4.300 metros cuadrados repartidos en dos plantas. En ellos se reparten una zona de oficinas y un garaje, así como almacenes y una zona de lavado de vehículos; al margen de los vestuarios para los agentes. 
Con la construcción del nuevo cuartel, la dotación de Tráfico estará junto a la Comandancia, por lo que también queda en el aire qué futuro uso se le va a dar al edificio tan recientemente remodelado.
Además, levantar la Comandancia en Mas del Ribero traerá una segunda consecuencia, que es ni más ni menos que la eliminación del actual aparcamiento gratuito. Ese parking asfaltado se construyó en su día para dar servicio a los centenares de toledanos que acuden a diario al hospital Virgen de la Salud, tanto pacientes como trabajadores, dando así una solución a los problemas de aparcamiento en la zona. Todo estaba condicionado al proyecto de construcción de un centro comercial de El Corte Inglés, aunque finalmente el proyecto quedó descartado.
El futuro cuartel de la Guardia Civil de Toledo se asentará en lo que hoy son dos parcelas delimitadas. La principal es justo la que hay en paralelo al yacimiento de Vega Baja y la avenida Mas del Ribero. Está vallada desde hace años y cuenta con una superficie total de 35.827 metros cuadrados. A esa parcela hay que sumar, como ya hemos reseñado, la del aparcamiento disuasorio (8.784 m2), por lo que la Guardia Civil dispone de 44.611 m2 para levantar su flamante nuevo acuartelamiento.
Nada que ver con la parcela de 10.684 m2 en la que se levanta ahora la Comandancia, aunque seguro que al Ayuntamiento le vendrá bien esa superficie.
El pasado 18 de enero el Consejo de Ministros aprobó el bautizado como ‘Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado 2019-2025’, que prevé una inversión de 600 millones de euros en los próximos siete años para la reforma y construcción de comisarías de Policía Nacional y cuarteles de la Guardia Civil en toda España.
El objetivo de este plan, realizado a propuesta del Ministerio del Interior, es «acometer la modernización general de las comisarías y los cuarteles mediante obras de construcción de nuevas instalaciones o de gran reforma de edificios preexistentes. Además de mejorar estas instalaciones, también se pretende dotarlas de una mayor eficiencia energética».
El caso de Toledo es uno de esos cuarteles de la benemérita, que además está catalogado dentro del propio plan como ‘Objetivo 1’. Es decir, los de máxima prioridad a la hora de llevarse a cabo.
Los factores que incluyen a la Comandancia de Toledo en este apartado son, básicamente, dos: que está dentro del 28% de las instalaciones de la Guardia Civil de toda España que tiene más de 50 años de antigüedad y que, además, cuenta con el suelo necesario para construir la nueva casa-cuartel.

Actuales instalaciones de la Comandancia de la Guardia Civil.  David Pérez
Actuales instalaciones de la Comandancia de la Guardia Civil. - Foto: David Pérez