El Ayuntamiento consigue ahorrar 672 toneladas de CO2 al año

M.G
-

Baja en un 10% la huella de carbono entre 2014 y 2017 por la renovación del alumbrado y el gas natural en los autobuses, entre otras medidas

Eva Jiménez, concejala de Servicios Públicos y Sostenibilidad.

El Ayuntamiento de Toledo avanza en sostenibilidad. Quizá sería el titular más acertado para resumir las políticas orientadas al ahorro energético impulsadas en los últimos años, pero las cifras mandan y la Concejalía de Servicios Públicos y Sostenibilidad tiene frescos los datos que acaba de enviar al Ministerio de Transición Ecológica, 672 toneladas de CO2 al año ha ahorrado en cuatro años, entre 2013 y 2017, para dar cuenta de los pasos que ha seguido la administración con el objetivo de intentar seguir la directiva europea, los planes políticos para la lucha contra el cambio climático y la reducción de emisiones contaminantes.
El Ayuntamiento ha bajado aproximadamente «un 10% de la huella de carbono», aunque lo cierto es que estos datos no contemplan este último año y medio de legislatura en la que se ha continuado avanzando en medidas de eficiencia energética.
Aun así, el Ayuntamiento ha sido capaz de reducir en más de 130 toneladas de dióxido de carbono anuales gracias a la renovación del alumbrado público en el Casco y en el barrio de Santa Teresa. En el primer caso se instalaron 2.886 puntos de luz led, lo que ha permitido un ahorro de 2014 a 2017 de 134 toneladas de petróleo al año.
Además, la administración ha seguido bajando las emisiones gracias a la nueva climatización de la piscina del Salto de Caballo, con un sistema de biomasa, y la puesta en marcha de autobuses urbanos con gas natural. Estos últimos han facilitado también buenas cifras, un ahorro de 41,4 toneladas de petróleo anuales y 336,26 toneladas de CO2 al año.
más medidas. La responsable de Servicios Públicos y Sostenibilidad, Eva Jiménez, tiene claro que el cambio climático «es una emergencia» y entiende que las administraciones públicas, desde la más pequeña hasta la más grande, deben continuar esforzándose en este tipo de políticas que exigen una buena coordinación. Por este motivo, considera necesario que el Ayuntamiento de Toledo cree un equipo multidisciplinar para la puesta en marcha de un programa que englobe todo lo relativo a la sostenibilidad, la eficiencia energética y la preservación del medio ambiente para «coordinar las distintas actuaciones», ya que al margen de los proyectos relativos al alumbrado público o al transporte también hay que garantizar que se cumplen los pliegos de condiciones en esta materia. «Es uno de los retos pendientes», insiste, consciente también de la  importancia de planificar proyectos y mantener las exigencias que emanen de la Unión Europea y de las propias normativas estatales que se irán desarrollando en este ámbito en los próximos años.
Además, la creación de equipos multidisciplinares ayudaría también a que este tipo de políticas se conviertan «en transversales y prioritarias para los ayuntamientos, puesto que las inercias de las políticas públicas son muy lentas"