Se enfrenta a la policía tras estrellarse contra 3 coches

F.J.R
-
Los vehículos estacionados sufrieron daños de chapa y pintura. - Foto: La Tribuna

Escupió e insultó a los agentes durante su traslado al reconocimiento médico con evidentes signo de embriaguez. Se le imputaron delitos de desobediencia y resistencia

La suerte quiso que hubiera vehículos aparcados. Eran las diez de la noche y aún transitaban personas por la zona. La calle Alberche, a la altura del centro comercial Tiendas G, es una zona muy concurrida y pudo haberse producido una tragedia. Un turismo de color blanco circulaba de forma extraña y terminó desviándose hasta estrellarse contra varios de los vehículos que en esos momentos se encontraban estacionados.
La Policía Local se personó rápidamente en el lugar, y procedieron a identificar al conductor del vehículo siniestrado. El sujeto, de nacionalidad argelina, se negó a someterse a la prueba de alcoholemia, aunque mostraba evidentes signos de embriaguez.
Los agentes procedieron entonces a trasladarle al reconocimiento médico ante su reiterada negativa a soplar en el alcoholímetro.
Durante el traslado, el conductor procedió a escupir en varias ocasiones a los agentes, a la vez que profería todo tipo de insultos.
Una vez en el reconocimiento médico, el hombre vomitó en varias ocasiones.
Los agentes procedieron a levantar una ficha para indicar los evidentes signos de embriaguez y el conductor fue trasladado a dependencias de la Policía Nacional acusado de un delito de desobediencia por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia y otro delito de resistencia a la autoridad.
El detenido pasó una noche en el calabozo. Por el delito de desobediencia a la hora de practicar la prueba de alcoholemia, puede enfrentarse a una pena de seis meses a un año de prisión, tal y como recoge el Código Penal, así como la retirada del carnet de conducir vehículos a motor y ciclomotores por un tiempo de uno a cuatro años.
Está por ver si también se le imputará una falta por resistencia, toda vez que escupió a los agentes.
La calle Alberche, en el barrio del Polígono, y precisamente a la altura de las Tiendas G, se ha convertido en los últimos años en un ‘punto negro’ de accidentes y atropellos, por los que muchos vecinos piden más seguridad vial en la zona.