A prisión por agredir a su pareja en Azucaica

J. Monroy / F. Rodríguez
-

Entra en prisión tras agredir a su pareja y a dos agentes de la Policía Local en el arresto. El presunto maltratador agredió a la mujer de la madrugada y retornó a la casa dos horas después. El dispositivo de vigilancia fue crucial

A prisión por agredir a su pareja en Azucaica - Foto: Víctor Ballesteros

Tras la celebración de un juicio rápido, el juez ha decretado prisión para un acusado de violencia de género, detenido en el barrio toledano de Azucaica. Fueron los agentes de la Policía Local los que procedieron en la madrugada del miércoles al jueves a detener a un varón como presunto autor de un delito de violencia de género. En el transcurso de la operación resultaron heridos de carácter leve dos agentes.
La detención, apuntan fuentes municipales, se produjo en torno a las cuatro y media de la madrugada. Los policías habían acudido en respuesta a un aviso por una discusión en una vivienda unifamiliar de este barrio toledano. Al llegar, el individuo se había marchado, dejando en el interior del inmueble a su mujer y sus tres hijas.
Espera y detención. En vista de aquello, los agentes de la Policía Local se quedaron por la zona, en espera de lo que pudiera ocurrir. Efectivamente, a las dos horas de la agresión, sobre las cuatro y media de la madrugada, regresaba el individuo y entraba en su domicilio haciendo caso omiso a los gritos de alto de los policías.
Ante los gritos de la mujer y de los niños, los policías decidieron entrar en la vivienda. El presunto agresor la había cerrado con llave, por lo que fue necesario echarla abajo. Una vez dentro del inmueble procedieron a detener al individuo, que no había podido consumar una segunda agresión al encerrarse la mujer con sus hijos en una habitación y bloquear la puerta con un sofá.
El presunto agresor se encaró con los agentes y opuso considerable resistencia. En el forcejeo propio del arresto, apuntan las mismas fuentes municipales, resultaron heridos, al parecer de carácter leve, los dos agentes de la Policía Local que practicaron el arresto.
Tras la detención, se personaron también en el lugar efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, que se hicieron cargo del detenido y se lo llevaron a sus calabozos. Allí lo custodiaron hasta que entró a disposición judicial.
Después de aquello, se desarrolló un juicio rápido en el que el juez, confirman las mismas fuentes municipales, ha decretado prisión para el individuo. El juez aplaudió la labor de los agentes de la Policía Local y su decisión de montar un operativo de vigilancia por si el agresor volvía. Como así sucedió.