Las víctimas del Patio 31 tendrán «nombre y apellidos»

M.G
-

Ganemos celebra un sencillo homenaje el domingo y se dará lectura al nombre y apellidos de los 220 represaliados del franquismo que yacen en esta zona del cementerio

La actuación incluye el adecentamiento de las fosas comunes y la instalación de una placa de recuerdo. - Foto: David Pérez

El acto del domingo quedará grabado en la memoria. Ganemos Toledo celebrará un homenaje en el ‘Patio 31’ del cementerio municipal para recordar a las víctimas del franquismo, sacarlas del anonimato y continuar luchando «por la recuperación de la memoria democrática» coincidiendo con el aniversario de la proclamación de la Segunda República.
El portavoz de la formación, Javier Mateo, explicó que se trata de «un acto sencillo» que contará con alguna intervención para explicar  el proceso de dignificación de una zona del cementerio que guardaba cientos de cadáveres que acaba de terminar gracias a la propuesta de este grupo, empeñado también en recuperar los otros patios restantes:el 19, el 41 y el 43, aunque no haya podido realizarse en esta legislatura. Además, actuará el violinista Israel Guerrero.
Pero, sin duda, lo más llamativo del homenaje será la lectura de los nombres y apellidos de 220 víctimas que yacen enterradas. Para Mateo resulta «vital» que suenen sus nombres por primera vez  «en el cementerio donde fueron masacrados».También aclaró que no se tratan de víctimas de la Guerra Civil, más bien, de represaliados del franquismo, puesto que tanto el trabajo del Archivo municipal como el estudio de la historiadora Natividad Rodríguez desde hace años permite afirmar que yacen restos  mortales desde la represión que se inició a finales de septiembre de 1936 hasta el año 1942, instaurada ya la dictadura.
Mateo también aprovechó el anuncio de la convocatoria para invitar a la ciudadanía y recordar los pasos que ha ido dando la ciudad en asuntos relacionados con la memoria histórica gracias a la insistencia de Izquierda Unida y de Ganemos.
Durante esta legislatura se ha llevado a cabo la dignificación del Patio 31 con una inversión de 50.000 euros, destinados a dignificar esta zona de enterramientos en la que también se ha colocado una placa conmemorativa. A Mateo le hubiera gustado repetirlo con el resto de patios que todavía esconden muchas víctimas y cree que era factible,  pero espera que si Toledo cuenta con un gobierno progresista se siga la línea de trabajo. «Y si no ya estaremos los ciudadanos para recordarlo».