scorecardresearch

El buen bajío de 'La concha flamenca'

Dominguín
-

Isaac Fonseca cortó las dos orejas a 'Fusilito' que fue premiado con la vuelta al ruedo.La ganadería de Baltasar Ibán, embarco un gran encierro para el Alfarero de Oro de Villaseca de la Sagra

Salida triunfal de Isaac Fonseca tras cortar dos orejas. - Foto: Dominguín

Pasado el ecuador de la feria taurina de Villaseca de la Sagra, llegaba la mega-premiada ganadería de Baltasar Ibán. La vacada que dirige Cristina Moratiel es una de las apuestas fijas en 'La Sagra' y este año no ha vuelto a decepcionar.

Pero hay cosas que te pones a pensar y no pasan por casualidad, cogía la muleta en el tercero de la tarde Isaac Fonseca y en dos tandas, arrancó a sonar la banda de música de Villaseca. Las cosas de los órdenes de repertorio, elegidos por el director Alberto Toledo, quiso que el pasodoble a interpretar fuese 'La Concha Flamenca'. Esta magnífica pieza da suerte o, como se dice en ciertos círculos, da 'Buen Bajío', y así fue. Cuando sonó en la final del Alfarero de Plata, amenizó la faena de Marcos Linares que le permitió ganar el trofeo. Ahora la cosa parece que se repite. Isaac Fonseca estaba toreando como los ángeles al primero de su lote, 'Fusilito' que a la postre fue premiado con la vuelta al ruedo. Novillo, novillero y pasodoble fueron uno, la gente lo mismo jaleaba a Fonseca que lo hacía a los solos de saxo que se marcaba la banda. El de Baltasar Ibán moviéndose al son de la muleta del mexicano, 'La Concha Flamenca' era la banda sonora de la obra de arte. Que cosas, al final cuando suene este pasodoble en Villaseca, va a ser que se vaticina faena de triunfo grande. Ese triunfo que consiguió Isaac Fonseca y que posiciona en la 'pole position' para llevarse el trofeo al triunfador del ciclo.

Las cosas que trae la buena música que, además teniendo suerte a la hora de matar al utrero, le valió para obtener dos orejas merecidas tras su actuación. Recibió con una larga cambiada al lado de tablas al casi toro de Ibán, para luego torearle por verónicas y delantales abrochados por una media con las zapatillas clavadas en la arena. Tomó 'Fusilito' dos varas, empujando más en la segunda. Quite del propio mexicano a su toro, con el capote a la espalda, aguantando las tarascadas a centímetros del vestido. En el centro del ruedo y de rodillas le mostró la tela roja, arrancándose el utrero a por ella como una exhalación. Aguantó estoico y meció por redondos, con la diestra su enjuta muleta. Suavidad pasmosa por naturales, con el mentón en el pecho, dándole importancia y torería a lo que hacía. Cierre de faena tremendista y estocada arriba para rubricar su obra de arte.

Isaac Fonseca hizo la mejor faena de lo que llevamos de ‘Alfarero de Oro’.Isaac Fonseca hizo la mejor faena de lo que llevamos de ‘Alfarero de Oro’. - Foto: Dominguín

Salió el sexto y la jota irrumpió de nuevo, vecinos incorporados bailando y Fonseca intentado agradar a un público ansioso de rematar por todo lo visto en el tercero. Manejó con alegría el capote. Pero este animal no fue como el tercero, pero, a pesar de ello, lo toreo como si las embestidas fueran buenas y claras. El animal venia descompuesto y deslució la faena, luego la odisea entrando a matar que enfrió al personal.

Llegaba a Villaseca Ignacio Olmos en lo que era su tercer paseíllo en el ciclo del Alfarero de Oro con picadores. De rodillas espero frente a chiqueros a 'Camarito' que hizo caso en el primer envite, llevándoselo por delante cuando volvió a por el espada que le esperaba de rodillas en el centro del anillo. La lidia de Corruco fue tremenda, pero lo sorprendente de nuevo y van cuatro, fue como estuvo José Otero con los palos. Otra vez saludo al finalizar su labor y poner dos pares de entrega y buena ejecución. Aunque ya por vaticinar lo que podía ocurrir, los tendidos le ovacionaron sin haber más que cogido los palos del corredor de los garapullos. El novillo fue mansito, pero con raza, las embestidas eran descompuestas y se quedaban constantemente corto. Se le vio muy centrado al natural, aunque los mejores muletazos fueron con la diestra de hondura y profundidad. Al final marro con el estoque cerrándole alguna posibilidad de trofeo.

Espoleado por las orejas de su compañero, recibió al cuarto bajándole las manos. No fue el mejor colaborador el de Iban, pues le faltó  transmitir a los tendidos sus embestidas. Gustó en los muletazos sueltos cuando le dio distancia y se cruzó, dejando una estocada entera, saliendo rebotado del embroque. Saludo desde el tercio tras una gran ovación.

Poderosa actuación de Olmos en Villaseca de la Sagra.Poderosa actuación de Olmos en Villaseca de la Sagra. - Foto: Dominguín

El alcarreño Víctor Hernández saludó con delantales muy verticales al segundo de la tarde. Dejó que, en la suerte de varas, el utrero se arrancara de lejos alegre al caballo. Ya con la muleta, el tuvo importantes momentos con la diestra. Quiso además del buen trazo, procurar siempre llevarlo más allá de la cadera, sabiendo sacar partida de la movilidad del astado conectado con los tendidos. Al final tiro de recursos de valor y cercanías, cerrándose un trofeo por no atinar con la tizona en su sitio. Al final vuelta al ruedo para el utrero 'Arbolario', por su entrega con la muleta.

Cuando saltó al ruedo el quinto, la gente tributó un aplauso por su cuajo y seriedad. Se quedó crudo para la muleta y Hernández no pudo doblegar con claridad el trasteo. Se tiró despacio a matar, a cámara lenta y enterró el acero en lo alto. Silencio que sabe apoco pues es un novillero de amplia condición.

Al final, salida a hombros del novillero mejicano y vuelta al ruedo de Domingo González, mayoral de Baltasar Ibán que recibió al son de pasodoble las ovaciones de la entendida afición.

Víctor Hernández se justificó en sus dos novillos.Víctor Hernández se justificó en sus dos novillos. - Foto: Dominguín