Una juez de Ecuador frustra la repatriación del niño de Illescas

J.A.J./Toledo
-

Aunque la magistrada autorizó en un primer momento la entrega del menor a la madre, que ha viajado al país sudamericano, luego la paralizó para devolvérselo a su padre. La familia materna denuncia irregularidades en el proceso.

La madre del niño, Mercedes Jurado, en una de las protestas efectuadas en Illescas para reclamar su retorno. - Foto: Yolanda Lancha

Una juez de Ecuador ha frustrado la repatriación del niño de Illescas  Álvaro Armas Jurado, retenido por su padre en el país sudamericano  desde el pasado verano. Aún así, la madre del menor, Mercedes Jurado, continúa en la república andina desarrollando distintas acciones destinadas a recuperar la custodia del menor, tal y como tiene reconocida internacionalmente a raíz de la sentencia de divorcio de su ya exmarido.
Este nuevo obstáculo no era previsible toda vez que la misma magistrada había ordenado, en un primer momento, que la Policía ecuatoriana se hiciera cargo del menor como paso previo a la devolución a la madre. En una resolución dictada el pasado 10  de noviembre, la titular de la Unidad Judicial (Juzgado)  de Familia Número 3 de Quito admitía la  demanda de Jurado para la recuperación y entrega de su hijo por ser «clara, completa, y recoger los requisitos de ley». Por ello, ordenaba  a la Policía que el niño «sea inmediatamente recuperado y trasladado a esta Unidad Judicial».
La orden judicial se ejecutaba dos días después, según explica Eduardo Adán, actual pareja de Jurado. La madre pudo acudir con los agentes a recoger al niño en el colegio donde su padre lo escolarizó en este curso. Pudo conversar con él de camino al Juzgado y, según relata Adán, las manifestaciones del padre de que el niño no quería hablar con Jurado se vinieron abajo. «El niño estuvo muy cariñoso y tranquilo. Empezó a preguntar por su abuela, sus hermanos, sus primos...», comenta.
Pero, a la llegada al Juzgado, lo que parecía un mero trámite para el retorno del menor se complicó al llegar el progenitor. «Esté llegó al niño y le dijo: ‘Ahora ya sabes lo que tienes que decir’. Y se calló», explica Adán sobre esta escena vista por la madre. A renglón seguido, el menor declaró ante la juez sin que estuviera presente la madre ni su abogado, y resolvió devolvérselo al padre.
Esta decisión ha provocado un enorme malestar a Mercedes Jurado y su familia, que juzgan irregular el proceder de la jueza. «Nadie puede saltarse la ley por muy jueza que sea. Precisamente están para hacer justicia, no para hacer lo que les dé la gana», critica la madre a través de Facebook. Adán señala que en esta sorpresiva resolución han pesado tanto las presiones a las que el padre somete al menor como la anormal actuación de la jueza al parar la devolución del niño a su madre.

Su educación, perjudicada.

Aún así, gracias a la visita al colegio, Mercedes Jurado ha podido seguir la evolución educativa de su hijo desde que fue escolarizado en Ecuador y está preocupada por el bajón de sus notas. De ser un chico que sacaba notables ha pasado «al suficiente raspado», resume Adán, lo que les muestra que la retención del padre está ya perjudicando el normal desarrollo del menor.
Aún así, Mercedes Jurado continúa en el país andino y ha emprendido un nuevo proceso judicial para recuperar a su hijo. En esta actuación, explica Adán, cuenta con la colaboración de las autoridades de menores del Gobierno ecuatoriano, que respetan así el Convenio de La Haya. Este tratado internacional, firmado tanto por España como por Ecuador, obliga a que las custodias de menores decididas por la Justicia de un país sean respetadas en el ámbito internacional