scorecardresearch

Hermandad de Donantes de Sangre logra 6.664 unidades en 2020

Leticia G. Colao
-

Las donaciones han experimentado un descenso lógico por temor a la pandemia pero éste ha sido muy reducido. Tan solo ha caído un 8,6% o 620 bolsas sobre 2019

Hermandad de Donantes de Sangre logra 6.664 unidades en 2020

La Hermandad de Donantes de Sangre de Talavera y Comarca recogió un total de 6.664 unidades de sangre durante el pasado 2020, de las que 6.505 son donaciones de sangre y 159 aféresis de plasma y plaquetas. Todas ellas, se remiten al Centro Regional de Transfusiones, que en este caso agrupa las zonas de Talavera, Toledo y Guadalajara.

La cifra ha disminuido sobre el año anterior, aunque teniendo en cuenta las consecuencias de la pandemia, las dificultades generadas por hallarse el centro en las instalaciones hospitalarias, y las restricciones de movilidad de la primera ola, constituyen un «éxito rotundísimo». También cabe destacar que en 2020 no pudo celebrarse el Maratón de Sangre donde se consiguen más de 300 unidades cada año.

Felipe Fondón, presidente de la Hermandad de Donantes, muestra su satisfacción y gratitud a Talavera y a los 45 municipios que conforman la zona a la que se desplazan, por la excelente respuesta del pasado año a pesar de que la mayor parte estuvo marcado por el Covid. Aún así, el descenso ha sido mínimo ya que solo ha caído un 8,6 por ciento o 620 bolsas de sangre menos sobre 2019, que además fue el mejor año de la Hermandad en cuanto a donaciones. «Son datos muy importantes en cualquier circunstancia, pero lo son más aún cuando se refieren a un periodo de tiempo de pandemia que compromete seriamente la salud de las personas».

De las 6.664, 2.895 unidades de sangre se recogieron en el Hospital Nuestra Señora delPrado, con una media de 12 al día. En este caso, desciende en tres diarias sobre 2019. El resto hasta completar el total, 3.610, corresponden a los donantes de los 25 municipios a los que se desplaza la Hermandad (aunque atienden a 45), con una media de 58 unidades de sangre por localidad, solo una menos que el año anterior.

A esto hay que sumar las 159 aféresis, de ellas 84 de plasma y 75 de plaquetas, todas ellas en el Hospital.

La pandemia no consiguió echar para atrás al donante de sangre habitual, más allá de las restricciones de movilidad y el temor «lógico y humano» generado en esta situación de dificultad sanitaria, explica Fondón, pero además de eso, han sido 579 las personas que en 2020 asistieron a donar sangre por primera vez. Además, otras 506 no pudieron hacerlo, siendo rechazadas por la Hermandad por los motivos habituales, medicación, cuestiones de salud, por reciente realización de un tatuaje o por el hecho de haber viajado a países de riesgo.

Comarca. Los municipios del entorno de Talavera son «fundamentales» en la actividad anual de la Hermandad, tanto es así, que suponen más del 50 por ciento de las donaciones de todo un año.

Entre ellos, se encuentran los municipios de Alberche, Alcolea (este día también reciben a vecinos de Azután y El Bercial); Belvís de la Jara (Alcaudete y Aldeanueva), Calera y Chozas, Castillo de Bayuela (Real de San Vicente, Garciotún, San Román y Nuño Gómez); Cazalegas, Cebolla (Lucillos y Los Cerralbos), Hinojosa de San Vicente, Lagartera (Calzada, Herreruela y Caleruela), La Mata (Carmena), Malpica de Tajo, Mejorada, Navalcán (Parrillas), Los Navalmorales (Santa Ana de Pusa y San Martín de Pusa), Los Navalucillos, Oropesa (Torralba y Alcañizo), Pepino, La Pueblanueva, Puente del Arzobispo ( Valdeverdeja), Santa Olalla (El Casar de Escalona), Torrico y Velada. A estos se suman las entidades locales menores de Talavera La Nueva y Gamonal, y el barrio de Patrocinio.

Los traslados a estas poblaciones se hacen en colaboración con los respectivos ayuntamientos, «que siempre ofrecen todas las facilidades», explica el  presidente de la Hermandad. Así, y debido a la actual situación sanitaria y a las medidas de seguridad que se deben cumplir, los consistorios ofrecen otro tipo de instalaciones de mayores dimensiones como casas de la cultura, polideportivos o centros sociales para ayudar a mantener las distancias y continuar con la extracción de sangre con todas las garantías. Esto, siempre que los centros de salud no lo permitan.