El Sevilla disipa dudas en Roma

SPC
-

Un tanto de Ben Yedder permite a los andaluces superar a la Lazio y encarar el partido de vuelta en el Sánchez Pizjuán con ventaja (0-1)

El Sevilla disipa dudas en Roma - Foto: ALBERTO LINGRIA

El Sevilla ganó ayer por 0-1 a la Lazio, con un gol de Wissam Ben Yedder, en la ida de los dieciseisavos de final de la europa League, disipando así las dudas que ha mostrado esta temporada en los encuentros a domicilio. Una victoria que permitirá al cuadro nervionense afrontar con más calma el duelo de vuelta en el Ramón Sánchez Pizjuán, el próximo 20 de febrero. 
El conjunto andaluz volvió a la senda del triunfo en un campo de enjundia como el Olímpico de Roma, donde los locales nunca demostraron chispa y fueron a remolque de su rival desde el inicio. Así lo plasmó el gol de Ben Yedder, remachando en el área pequeña un pase medido de Pablo Sarabia tras un raudo contragolpe. 
A los 22 minutos de encuentro, el mediapunta argentino Franco Vázquez subió la pelota y vio que Sarabia lo acompañaba en el costado izquierdo; éste, nada más recibir el balón, levantó la cabeza para ver a Ben Yedder desmarcándose a la espalda de los centrales del equipo ‘laziale’.  Y ahí el delantero franco-tunecino, depredador de áreas rivales, exhibió pericia para ganar el hueco y anotar el 0-1, un tanto que a la postre resultaría definitivo. 
No se atisbó capacidad de reacción del cuadro romano, mermado en su convocatoria por varias lesiones que se vieron agravadas durante el choque. De hecho, gastó sus tres cambios por molestias físicas, pero los recambios no contribuyeron a mejorar la imagen de los locales. 
  Sin demasiadas ocasiones de peligro hasta llegar al descanso, el duelo carecía de brillo y la segunda parte corroboró esa tendencia. Incluso perdonó el club hispalense en los compases finales el 0-2, en las botas del holandés Quincy Promes al contragolpe, que habría sido la sentencia de la eliminatoria. 
Ahora, el fortín del Ramón Sánchez Pizjuán será el que sirva de juez la próxima semana, con la Lazio obligada a marcar y borrar su espíritu de equipo sin alma, víctima de un Sevilla que llevaba cuatro derrotas consecutivas lejos de su estadio: los pupilos de Pablo Machín no lograban la victoria a domicilio desde el 10 de enero, por 1-3 ante el Athletic Club en la ida de los octavos de la Copa del Rey.